jueves, 14 de diciembre de 2017

Wonder Woman (2017)- Conclusión.

                 El futuro de la justicia comienza con ella

                                                    
Silver Pictures y Warner decidieron que Whedon debía hacerse con las riendas de un personaje DC como Wonder Woman, pero pese al salario que le iban a pagar, entre unos 2 y 3 millones de $, este terminaría saliendo de la producción. Ese año él estaba rodando Serenity y por tanto el rodaje tuvo que retrasarse, con previsión de filmar en Australia. Los primeros borradores de su guion incluían a Steve Trevor como el narrador, una feroz batalla entre Diana y su madre por el bienestar de Trevor y como tras abandonar Temiscira él necesitaría frecuentemente rescatar a Diana, que se ha quedado indefensa en el mundo moderno. En definitiva, la película que nunca pudo ser y para la que pensó en Kate Beckinsale.

Cinco años después Whedon dijo que básicamente su actriz predilecta para el papel era Angelina Jolie, lo cual también hubiera resultado fantástico, pero nunca lo veremos. Sin embargo, cuando a mediados de este año se filtró en internet parte del guion, lo calificaron de sexista buena parte de los aficionados de DC, ridiculizando al cineasta prácticamente todo el sector femenino que sigue a la editorial, crucificando y destrozando cada página del texto sin acabar de Whedon. Jenkins no quiso entrar en la polémica, defendió a su compañero y se enorgulleció del resultado en taquilla de su versión. Está claro que las comparaciones son odiosas, pues apenas había mención de ambientar la trama en la 2º GM.

                                                        
La gente de la Silver no quería que fuese cine histórico, en especial el siempre controvertido Joel, que quería una ambientación en tiempos contemporáneos que no mostrase los orígenes de Wonder Woman pero que explorase la historia de Isla Paraíso. En noviembre de 2008, se habló de que Beyoncé se había reunido con la gente de DC y de Warner para mostrar sus interés en dar vida a WW y tomar el lazo. En 2010, Warner anunció que el desarrollo continuaba junto a películas propias de otros héroes DC Cómics como Flash y Aquaman, que se retrasaron en favor de la secuela de Sherlock Holmes. El Hombre de Acero era la clave para producir la futura franquicia de superhéroes del estudio.

La gente de DC reveló que además de Superman y Wonder Woman, otros cinco superhéroes tendrían sus largometrajes, así que en octubre de 2013, el presidente de WB, Kevin Tsujihara, reveló su intención de que WW debía tener su filme o su hueco en TV, dependiendo de como le fueran económicamente a otras cintas del estudio como Gravity o el futuro nuevo universo de JK Rowling, sobre las que se iban a centrar en los años siguientes. Poco después, Paul Feig presentó una propuesta en la que su idea para WW consistía en unir acción y comedia, una mezcla que le surtió efecto cuando hizo Cuerpos especiales.

                                               
¿Como de poderosa debía ser Wonder Woman? Pues como la vimos por primera vez en BvS, y para ello debía ser diferente de posibles heroínas que iban a salir en las 29 películas de superhéroes anunciadas hasta 2020 y que aún esperamos ver mientras se pública este análisis. Michelle MacLaren, conocida por haber dirigido varios episodios de Breaking Bad, era la opción inicial del estudio para dirigir, y de hecho fue la que más interés mostró, pero lo dejó por culpa de las diferencias creativas (no quería trabajar con el futuro guionista de Pan: Viaje a Nunca Jamás, Fuchs). Otra directora que se perdía hasta que Geoff Johns, jefe de DC, eligió a Jenkins en 2015

Charles Roven, productor ejecutivo, fue quien escogió a los cuatro guionistas, es decir, Heinberg, Snyder, Johns y Fuchs. Esta nueva Wonder Woman es diferente a la Diana Prince de la Edad Dorada, que apoyaba a los aliados de la segunda guerra mundial, pues aquí en la primera funciona igualmente ya que sus maravillosos poderes tienen el mismo efecto. Las historias del creador, Marston, ambientadas en los años 40, y las más trascendentales en los 80, de George Pérez , que modernizaron al personaje fueron los cimientos sobre los que trabajó Jenkins al desarrollar la historia. Además, sigue en algunos aspectos los cambios en su origen tal y como DC los ha mostrado en los cómics de Los Nuevos 52.

                                                    
Dicho reinicio nos mostraba a Diana como hija de Zeus, algo que ya se adelantó en El amanecer de la justicia, pero Jenkins se inspiró también en el Superman de Richard Donner que inmortalizase Christopher Reeve. La actriz que debía ser la nueva WW tendría la responsabilidad de estar a la altura de Lynda Carter y Jenkins podría finalmente acabar con el poder absoluto de Marvel en Hollywood. Snyder tomó la decisión de darle el papel a Gadot para BvS sobre las otras dos claras favoritas, Élodie Yung (la Elektra de la serie Daredevil) y Olga Kurylenko. Gadot ya ha aparecido en tres películas de la Warner encarnando a la superheroína y en principio su elección no fue demasiado bien recibida por los fans, pero ahora puede decirse que ella es una maravilla con clase.

Esa inteligencia emocional hace que Gadot dé vida a WW no porque quisiera iniciar una historia de amor en BvS, sino porque también quiere mostrar en solitario sus momentos de humor, aunque no por ello evitó prepararse físicamente transformando su cuerpo para interpretar convincentemente a WW. Gadot pudo haber sido una de las villanas de El Hombre de acero, pero prefirió esperar y desde luego no le pagaron 46 veces menos que a Henry Cavill por su papel. Pine por su parte se hizo con el rol de Trevor tras participar en La hora decisiva, mientras que Davis (Candy) pasó de ser solo conocida por la versión británica de The Office a aparecer en Wonder Woman.

                                                
Y con gran orgullo los españoles podemos presumir de tener a una de nuestras actrices más versátiles, Elena Anaya, encarnando a la malvada doctora Veneno en una superproducción del género con un papel breve pero significativo, lo cual nos alegra mucho. Por cierto, Nicole Kidman estuvo cerca de hacerse con el rol de la reina Hipólita, pero se lo impidió su compromiso con la serie Big Little Lies, y pese a no lograr ser la madre de la heroína, será la de otro personaje de la compañía, Aquaman. El rodaje estuvo en progreso durante 2015 en Lower Halstow, un pueblo de la zona de Swale, perteneciente a Kent, Inglaterra. Luego se trasladó el rodaje a Sassi di Matera, Castel del Monte y Camerota, al sur de Italia.

También se rodó parte en Londres en 2016 y se filtró una referencia al señor Wayne, quien tal vez estaba por Europa. El aspecto visual de la película tiene además referencias a la obra del pintor John Singer Sargent, un artista que dibujó en sus lienzos paisajes similares a Isla Paraíso pero en la auténtica isla italiana de Capri, una inspiración muy sorprendente, como lo fue el hecho de que las tomas adicionales que Gadot rodó las hizo estando embarazada de cinco meses. La isla de las amazonas es real y se encuentra en la costa Amalfitana, frente al mar Tirreno, en la provincia de Salerno, un lugar mágico también situado en Italia que recrea la idílica Temiscira.

                                                       
La banda sonora de Wonder Woman fue compuesta por Rupert Gregson-Williams (Hasta el último hombre) y ha salido publicada incluso en vinilo. La cantante Sia además interpreta el tema To Be Human junto a su compañero Labrinth, escrita por Florence Welch. Es una balada que refleja la relación entre WW y Trevor y expresa como el amor prevalece contra toda adversidad, siendo un momento musical épico cuando suena con fuerza al final. Hay además temas adicionales de los que compusieron para BvS Hans Zimmer y Junkie XL y que suenan cuando más brilla Gadot, justo como sucede en la serie televisiva de Supergirl con la protagonista que interpreta Melissa Benoist.

Nuestra mujer maravilla contaba con una expectativa que a la larga no decepcionó, todo lo contrario que pasó el verano anterior con Escuadrón Suicida, porque había ganas de ver a una heroína que no diera vergüenza como Harley Quinn y que pasase como un bólido por pantalla y por la taquilla, dejando asombrados a los espectadores que a estas alturas ya pueden volver a deleitarse con ella en los salones de sus casa. Sin embargo, la película no estuvo exenta de controversias, pues fue prohibida en Líbano, ya que Wonder Woman es interpretada por una actriz israelí y eso provocó numerosas protestas, irónicamente cuando no censuraron allí otros filmes de Gadot. También ha sido prohibida en Túnez por lo mismo.

                                                          

Parece ser que durante el conflicto entre la Franja de Gaza e Israel de 2014, Gadot apoyó al ejército de su país y eso no sentó nada bien a la nación norteafricana, mayoritariamente árabe. Jordania también suspendió los pases en sus cines y se sumó a la polémica, pero inmediatamente reculó y levantó el veto a los pocos días. Luego vinieron las proyecciones solo para mujeres en un cine de la ciudad texana de Austin, que provocó que muchos hombres adultos heridos en su orgullo masculino protestasen por Facebook admitiendo que aquello los discriminaba y exigían solidaridad ante su ostracismo por las féminas, causando un clamor donde se acusaba al cine de sexista.

Los afectados se pusieron como locos y hasta un profesor gay experto en derecho trató de parar dichas proyecciones por discriminación positiva, demostrándose que los pases eran ilegales. Pero fuera como fuese todo el mundo esperaba verla en acción y que diese a la Warner una alegría en taquilla. Lo logró, igualando los registros de las primeras entregas de Thor y Capitán América, convirtiéndose en una máquina de hacer dinero que ni Catherine Hardwicke con Crepúsculo (el mejor estreno de una película con directora) o lo recaudado por la reciente Ghost in the Shell (otra adaptación de cómic, en este caso manga japonés), por no hablar de otra rentable película de dirección femenina como Cincuenta sombras de Grey, de Sam Taylor-Johnson.

                                           
Un elemento que mezcla Wonder Woman y que tiene en común con otras dos películas de este año es la historia romántica de sus protagonistas de mundos diferentes (La bella y la bestia) con la narrativa de un cómic en el que el personaje principal tiene un asunto pendiente con un familiar o un pariente cercano (Guardianes de la galaxia Vol.2), pillando a esta última producción de Marvel en la taquilla con su maravilloso salto de calidad en cuanto al tipo de género al que pertenece, sin depender de los puntales de DC como son Batman y Superman (que tiempos aquellos cuando Warner celebraba los resultados de Constantine en taquilla). En muy poco tiempo esta película ya ha hecho historia y ha superado el techo que tenían las directoras.

Todo esto es algo que ni por ejemplo logró Iron Man en su día, no hablemos ya de sus predecesoras BvS o Escuadrón suicida o de competidoras como la última versión cutre de La momia o la animada propuesta de Pixar Cars 3. Por resultados ha dado más beneficios a Warner que El hombre de acero y ha sabido mantener a raya a más rivales, como Transformers: El último caballero o Gru 3. Al público le ha cautivado más ver a la amazona que a franquicias sólidamente más establecidas y con ello ha sobrepasado más películas realizadas por directoras, ya sea a Jennifer Yuh Nelson y su Kung Fu Panda 2 o a Phyllida Lloyd, la responsable de la película de Mamma Mia!

Hasta ahora el modelo a seguir de como rodar cine de superhéroes lo tenía Christopher Nolan con su magistral trilogía (aunque sólo las dos últimas puedan calificarse de excelentes) de El caballero oscuro y la Spiderman de 2002 que hizo Sam Raimi. Después de ver WW estas te dejan cierta sensación de indiferencia, casi frialdad, porque han reinventado a un personaje popular del cómic norteamericano y lo ha hecho una mujer tras la cámara. Esa acogida en el extranjero ha sido igualmente positiva a pesar de las polémicas antes mencionadas, desenterrando los malos augurios que sobrevolaban las oficinas de DC, que plantearon este filme como si fueran los últimos de Filipinas, resistiendo las críticas adversas.

La química y las actuaciones de Gadot y Pine en Wonder Woman nos brinda toda la acción, humor y emoción que por ejemplo le faltó a Valerian. Por todo ello es para un servidor la mejor película del DCEU, con una dirección magnífica por parte de una Jenkins que se ha tomado en serio su trabajo y en el que su pareja protagonista mantiene a flote la función gracias a su carisma como actores y aprobando de manera espectacular su cometido. Esta es la clase de historias inteligentes y satisfactorias que DC nos ha hecho esperar durante mucho tiempo, dejando ya por sentando que Gadot era la elección perfecta para dar vida a Wonder Woman. Es bueno que se haya seguido a Donner y no a Nolan.

Yo personalmente he sentido cierta envidia por ver como Pine se llevaba, en su papel de Trevor, a Wonder Woman como novia, menuda suerte que una superheroína se enamore de ti de esa forma, no había visto nada igual en una película basada en un cómic, por tanto era necesario que ocurriese, da una perspectiva diferente a una cinta de acción,siendo sincero, pues da a una superheroína valiente lo que se espera de ella. Es todo un éxito de taquilla que al menos se permite regalar diversión sin ofrecer lo mismo de siempre, por eso la compararía con la primera entrega del Capitán América, ya que en El primer vengador funcionaba la recreación del pasado y es todo un placer que el público actual lo vea, a la vez que por fin una película de DC funcione dentro de su actual universo heroico.

Esta película demuestra que en el futuro van a venir un buen puñado de filmes con un fuerte componente femenino en esta línea, pues también tratarán de conquistar el abatimiento al que se ve abocado el género, que no debería prescindir nunca de esas escenas de acción en cámara lenta a lo Matrix, pues salvan tantas situaciones narrativas como la propia WW un conflicto. ¿ Es posible construir mejores éxitos de taquilla? Desde luego que sí, y Wonder Woman nos ha marcado el camino, siendo además uno de esos únicos casos en los que un actor se ha mezclado con la historia, semejante a Robert Downey Jr con Iron Man. Desde un punto de vista conservador, se diría que cuenta la historia de una Jesucristo femenina.

Esto no es falso, porque es realmente una historia sobre una especie de mesías para su gente, y la prueba la podemos encontrar en la escena de tierra de nadie, llena de historia, mito y arte comparable a la vida del fundador del cristianismo. Dentro de esa corriente crítica se podrá decir que la barrera laboral de las cineastas aún permanece intacta porque algunos sectores verán a Gadot reducida solo a una especie de Pitufina armada hasta los dientes, pero lo cierto es que la actriz da vida a aquellas antiguas chicas malas de los tebeos. ¿ Y como de realista es la maquinaria de guerra del primer conflicto mundial en Wonder Woman? Pues digamos que el gas se fabricó con intención de ganar batallas, y ahí han acertado. Las armas químicas de WW no tienen sentido científico, pero evocan una historia real y horrible.

Abro debate feminista: ¿ Como pudo la portada de una revista de los años 70 hacer que Wonder Woman conquistase a este sector? Recordemos que en su origen el personaje vestía una tiara dorada, un corsé rojo, bragas azules y unas botas con tacones altos y de cuero aún más rojo. No deja de ser sorprendente como esa guerra no pudo ser ganada de inmediato por WW. Tuvo que ser la segunda ola del feminismo y en concreto la periodista Gloria Steinem quien decidiese sacar en primera plana del semanario Ms. una imagen del personaje, irrumpiendo entre las feministas como la superheroína que, como todo icono que se precie, inspiraría a toda una generación. Lástima que la ONU arruinase dicho esfuerzo.

Wonder Woman había sido nombrada embajadora honoraria para el fortalecimiento de las mujeres y las chicas, con la asistencia exclusiva de Carter y Gadot. Se puede decir que quedaba una mujer menos en política al perder dicho trabajo simbólicamente. Naciones Unidas había solicitado que WW luchase por la igualdad de género, pero era algo que no contentaba a todo el mundo. Y es que Jenkins quiere ser una gran directora, sin importar su género, y Wonder Woman es feminista, pero la sociedad no está preparada para ella. ¿Era esta la heroína feminista que esperábamos? Puede ser que fuera creada con tal propósito a largo plazo, pues con todos los estudios que han hecho los profesionales de los estudios de género, WW y el feminismo aún deben reflejar en Hollywood cambios que en la vida real todavía están por venir. ¿Ha matado WW al feminismo?

Wonder Woman es y a la vez no es una superheroína feminista, y me temo que su película navega por esa corriente ambigua. Pensemos en Katniss Everdeen (Trilogía de Los juegos del hambre), todo el mundo deseó que fuera tan feminista como creíamos que sería WW, pero es una compleja política de género la de esta película y yo como hombre apenas puedo indagar más allá, lo único que su directora ha roto la barrera de lo imposible al filmarla, el mundo necesitaba esta clase de superhéroe y Jenkins lo ha sabido plasmar. Ese revelador traje que lleva WW no es rival para la declaración de intenciones feminista de la película, pues le dota de un aspecto de gladiadora que cambia con respecto al de BvS.

Es la misma forma de porque Superman tiene grandes pectorales y un cuerpo grande que prácticamente no tiene ningún varón humano. Gadot también ha coincidido que su personaje es feminista porque lucha por la igualdad, la libre elección y la libertad en general, por lo que ha creado con ayuda de Jenkins y los guionistas a una heroína de nuestro tiempo, la de la tercera ola del feminismo, la que millones de chicas adolescentes necesitan ahora más que nunca, por eso ella es una obra maestra del feminismo subversivo, nada que ver con Ellen Ripley o Lara Croft. Así que desde aquí damos las gracias a la señora Steinem por colocarla en la portada de su revista hace casi medio siglo.

Y otra cosa que ha dado la película es una pequeña alegría tras la que hubiera supuesto la mayor sorpresa de la historia, que Hillary Clinton hubiese sido elegida la primera presidenta de EEUU. A todo esto, un director referente como James Cameron comparó la WW de Jenkins con su Sarah Connor de la franquicia de Terminator. Palabras textuales suyas: “El inconveniente de verse atraído por mujeres independientes es que ellas no te necesitan”. Jenkins le respondió a Cameron que “ él no entendía a Wonder Woman”. Cuesta creer que dijera eso el hombre que escribió y dirigió Aliens y que hizo que Ripley salvara la situación, me parece una crítica que nadie le había pedido a este señor.

En este debate feminista sin embargo Cameron ha dicho cosas que si son ciertas sobre Wonder Woman, pero no deja de ser un discurso humillante, pues como representa él a la mujer en el cine queda retratado en sus críticas a WW, siendo el más reciente ejemplo de su más que cuestionable feminismo. Sus comentarios ignoran completamente la historia de Wonder Woman como emblema del atractivo sexual humano, pero bien que ha seguido comparando el director de Avatar la interpretación de Gadot como las que hacía en su día Raquel Welch o con Linda Hamilton como Sarah Connor. Carter fue la siguiente en atacar al “bruto” de Cameron por burlarse de WW, diciéndole que no hablase más mal de ella.

Nadie por tanto como la Mujer Maravilla clásica para cantarle las cuarenta al cineasta que solo piensa en hacer secuelas de Avatar de ahora en adelante. De hecho Jenkins ha llegado a exigir un salario equitativo para las directoras como ella, combatir el sexismo en Hollywood y silenciar de una vez las chorradas que suelta Cameron por esa boca que tiene, ya que es un mal aliado para las feministas. Terminando ya con la secuela, Wonder Woman parece que ha terminado su andadura en DCEU tras Liga de la Justicia, pero no es así, y eso que Jenkins no había confirmado si dirigiría la continuación, pero Johns ha dicho que estará involucrada en la segunda parte y que evitará competir en salas con el noveno episodio de la trilogía secuela de Star Wars, pues Warner la ha adelantado hasta noviembre de 2019. 

                                          
Con el dúo Jenkins-Gadot de nuevo, Geena Davis se ha ofrecido para interpretar algún papel en la secuela, quizás algo al estilo de lo que hizo en Memoria Letal. Por si fuera poco, tendremos nuevo guionista, Dave Callaham, que ha trabajado escribiendo en la serie de Amazon Jean-Claude Van Johnson y que firmó Los mercenarios.

Puntuación: 7,5

                                        












miércoles, 13 de diciembre de 2017

Wonder Woman (2017)- Primera parte.

                     Poder, belleza, sabiduría, maravilla.

                                            
Que se haya tenido que esperar hasta este año para poder ver a una super heroína con su propia película es algo que debemos agradecer a DC, pues la Mujer Maravilla ha llegado en el momento más oportuno, aunque ella ya en los 70 era un personaje formidable, como lo sigue siendo hoy dentro de la Trinidad que forma con el murciélago y el kryptoniano o tras Crisis en Tierras Infinitas, cuando George Pérez se hizo cargo del personaje y le dio un estatus de gran importancia. Por eso Warner Bros se ha decidido a producir su largometraje, la cuarta entrega del universo extendido de la editorial dirigido por Patty Jenkins y con un guion de Allan Heinberg a partir de una historia suya también firmada por Zack Snyder y Jason Fuchs.

El reparto lo encabeza Gal Gadot junto a Chris Pine, Robin Wright, Danny Huston, David Thewlis, Connie Nielsen y la española Elena Anaya, siendo la segunda vez que vemos en imagen real a Wonder Woman tras debutar en BvS junto a Batman y Superman. Si en El amanecer de la justicia su rol era secundario, aquí es la protagonista absoluta y además la dirige una directora que por primera vez se pone al frente de una película basada en un cómic, echando el lazo a otras cineastas para que los estudios apuesten más por cineastas femeninas para las películas con superheroínas. Aquí se cuenta la historia de la princesa Diana, quien se cría como amazona en la isla de Temiscira.

                                                      
Posteriormente un piloto americano llamado Steve Trevor se estrella en el agua que rodea la isla y es rescatado por ella, contándole a las Amazonas el desarrollo que está teniendo la primera guerra mundial, por lo que Diana abandona su hogar para acabar con el conflicto. Aunque ya se planeó llevar al cine allá por 1996, Jenkins no firmó para dirigir hasta 2015, rodando entre Reino Unido, Francia e Italia las hazañas del personaje creado por William Moulton Marston, terminando a finales de 2016. Con un diseño visual maravilloso, es una película magistralmente dirigida e interpretada, con escenas de acción que te dejan sin respiración y una banda sonora que difícilmente podrás quitarte de la cabeza.

Sinceramente, WW es muchísimo mejor película que BvS, Jenkins es una directora como la copa de un pino y ha sabido plasmar mejor que nadie la historia del origen del personaje, pues simplemente había que dar con una cineasta que con valentía y audacia diese con la formula de atraer público que pagase por ver a una heroína que es la hostia dando palizas a los enemigos. Ha sido un oasis en el desierto que parece ser DC en su universo extendido, todavía lejos de los elogios y rentabilidad que consiguen los del Universo Cinematográfico de Marvel, la franquicia mutante o las sagas de Batman y Spiderman cuando iban en solitario. De todo cuanto he visto del género en mi vida, es ahora mi número uno.

                                                           
En el París del presente, Diana Prince (WW) recibe una placa fotográfica en la que aparece ella junto a cuatro hombres durante la 1º GM, incitándole a recordar su pasado, donde se revela que es hija de la reina Hipólita, por lo que Diana fue criada en la isla oculta de Temiscira, hogar de las guerreras amazonas creadas por Zeus para proteger a la humanidad. Hipólita compartió la historia amazona con Diana, incluyendo como Ares, hijo de Zeus, se volvió tan celoso de la humanidad que orquestó su destrucción, y cuando los otros dioses trataron de detenerle, Ares los mató aunque Zeus usó los poderes que le quedaban para herirle y obligarlo a que se retirase, muriendo después.

Zeus legó la isla a las amazonas y un arma, la Mata Dioses, para que se preparasen ante el retorno de Ares. Aunque inicialmente prohibieron a Diana entrenar como guerrera, Hipólita permitió que su hermana Antiope la formase, sólo que más rigurosamente que a cualquier otra guerrera. En 1918, Diana ya era toda una muchacha cuando rescató al piloto y capitán americano Steve Trevor al estrellarse su avión frente a la costa isleña, viéndose pronto invadida por un barco de la marina imperial alemana que perseguía a Trevor. Las amazonas mataron a la tripulación, pero Antiope se sacrificó para salvar a Diana, mientras que luego Steve fue interrogado por medio del Lazo de la Verdad.

                                                  
Este reveló que la guerra estaba consumiendo el mundo exterior, y que de hecho él actuaba como espía aliado y que había robado un cuaderno de la químico jefe, la doctora Veneno (Isabel Maru), quien intentaba crear una mortífera versión del gas mostaza bajo las órdenes del general Erich Ludendorff. Creyendo que Ares era el responsable de la guerra, Diana se armó con la espada Mata Dioses, el lazo y su armadura antes de abandonar Temiscira con Steve para localizar y destruir a Ares por el bien de la humanidad. En Londres entregaron el cuaderno de Maru al consejo supremo de guerra, donde Sir Patrick Morgan estaba intentando negociar un armisticio con el imperio alemán, con Diana traduciendo los apuntes.

Se reveló que los alemanes planeaban soltar el gas mortal en el frente occidental para así ganar la 1ºGM. Aunque tenía prohibido actuar según su comandante, Steve se valió de la financiación secreta de Sir Patrick para reclutar al espía Sameer, al tirador Charlie y al contrabandista llamado El Jefe para que les ayudasen a evitar que soltasen el gas. El equipo alcanzó el frente por Bélgica, donde Diana se adentró en solitario a través de tierra de nadie, capturando la trinchera del enemigo en un instante crucial para resolver la guerra y permitir a las fuerzas aliadas que pudiesen ayudarla a liberar la aldea de Veld. El equipo celebró la hazaña de una Diana cada vez más enamorada de Steve.

                                                    
Luego se enteraron todos de que iba a celebrarse una gala cerca de allí, en el alto mando alemán, donde Steve y Diana se infiltraron por separado en la fiesta,con el primero tratando de localizar el gas para destruirlo, mientras que WW intentó matar a Ludendorff creyendo que era Ares y que acabando con él terminaría la guerra. Steve la detuvo para evitar arriesgar su misión, pero esto permitió al general soltar el gas sobre Veld y matar a sus habitantes. Culpando a Steve por intervenir, Diana persiguió a Ludendorff hasta una base donde el gas estaba siendo cargado en un bombardero que iba a despegar rumbo a la capital inglesa. Diana peleó y mató a Ludendorff,pero se mostró confusa y decepcionada.

Y es que la muerte de este no detuvo la guerra, pues Sir Patrick apareció y se reveló que él en realidad era Ares, contándole a Diana que aunque él le había proporcionado sutilmente a los humanos ideas e inspiraciones, así como usar a Ludendorff y Maru como peones en el proceso, básicamente era decisión de estos recurrir a la violencia al ser intrínsecamente corruptos. Cuando Diana trató de acabar con el verdadero Ares blandiendo la espada Mata Dioses, este la destrozó y le reveló a la mujer que ella era la poseedora de dicho título al ser hija de Zeus e Hipólita, pero fracasó al convencerla de que le ayudase a destruir la humanidad para restaurar el paraíso en la Tierra.

                                                                            
Mientras los dos se enzarzaban en otra batalla, el equipo de Steve destruyó el laboratorio de Maru y él robó y pilotó el bombardero que transportaba el gas hasta una altura segura para su detonación, sacrificándose durante el proceso. Ares intentó manipular la rabia y la pena de Diana por la muerte de Steve convenciéndola de matar a Maru, pero los recuerdos de sus vivencias con él le hicieron darse cuenta de que los humanos podían ser buenos entre ellos, así que le perdonó la vida a la científico y redirigió el rayo de Ares hacia él para matarlo. Más tarde, el equipo celebró el armisticio del 11 de noviembre de 1918, pero volviendo al presente, Diana envía un correo a Bruce Wayne.

En el mensaje le agradece a Batman la placa fotográfica suya y de Steve, reafirmando su nueva misión de luchar y entregarse a la causa de llevar la justicia al mundo. La diosa e hija de Hipólita logró vencer a su hermanastro Ares tiempo antes de aparecer en BvS , pues aquí se narra su origen que se intuyó en El amanecer de la justicia. Gadot tuvo vía libre para desarrollar en mayor profundidad a Wonder Woman, creando una superheroína que las niñas puedan admirar, sintiéndose privilegiada de interpretarla porque adora al personaje y de hecho en plató muchos creyeron ver a una amazona real, a la auténtica WW, compartiendo escenas con las veteranas Wright y Nielsen.

                                                         

Con todo esto no es de extrañarse ni un poco que Gadot ha sido la gran estrella del pasado verano, irrumpiendo en los cines como una tormenta y maravillando a esas niñas que ahora tienen un nuevo referente de conducta. No podemos olvidarnos del otro referente del filme, un Pine que nos ha recordado mucho a aquellos pilotos de Top Gun y cuya relación con WW es similar a la de los protagonistas de Tras el corazón verde, pues viven el sueño de sus vidas ,y para ello el actor tuvo que ponerse en forma como mandan los cánones. Wright representa en Wonder Woman la igualdad y la justicia, así como el amor incondicional por la protagonista de la cinta.

Por su parte, Huston representa al líder del ejército imperial alemán, un villano alfa de manual que amenaza a la fémina guerrera y que no es desconocido al género, sólo que aquí le vemos bailar un vals con WW, la semidiosa que ha venido a acabar con él, quien pese a su destino resulta ser un villano fascinante, pero que sólo es la antesala del falso integrante del gabinete de guerra imperial, un Thewlis acertado como Ares tal cual aparece en los cómics, el verdadero villano y que condiciona la última parte de la película, porque es la gran sorpresa de la misma. La madre de WW, Nielsen, sería una versión moderna del personaje de su hija y es un absoluto placer ver en acción a esta actriz en este papel de guerrera.

                                                
La químico a la que da vida Anaya es la perfecta secuaz del general, una villana que encaja en el contexto de la 1º GM e inspirada en la figura real de Fritz Haber, premio Nobel de química en 1918. Su personaje tiene motivaciones secretas y una trágica historia que sin embargo no llega a revelarse del todo dentro de la trama de la superheroína. Otros personajes que no se han mencionado apenas incluyen a Etta Candy (Lucy Davis), la secretaria de Trevor que se hace amiga de Diana y de la que no sabemos que futuro tendrá en próximas entregas, especialmente la relación con su superior. Sameer (Saïd Taghmaoui), el espía y aliado del protagonista, parecía que iba a encarnar a un superhéroe, pero resulta ser un mortal.

Charlie (Ewen Bremner) es el otro aliado del protagonista, un actor al que conocemos de las dos entregas de Trainspotting, mientras que el Jefe Napi (Eugene Brave Rock) es un semidiós pie negro que es el segundo giro argumental de la película, un auténtico nativo en el universo DC. Entre las amazonas encontramos a Artemis de Bana- Mighdall, interpretada por la ex boxeadora Ann Wolfe, antigua campeona de peso medio. Esta guerrera suele ser una muerta viviente y también diplomática y arquera experta en artes marciales, creada en los noventa por William Messner-Loebs y Mike Deodato. Así fue como una atleta real se unió al reparto para popularizar en la película a la agresiva nación amazona.

Otra figura militar real que aparece en la película es la de Douglas Haig, veterano del ejército británico al que encarna James Cosmo, y reservándose un cameo como soldado, el arquitecto del DCEU, el señor Snyder. Porque antes que él, el primer interesado en llevar a WW a la gran pantalla era Ivan Reitman, en 1996, tanto de productor como de director. Tres años después era Joel Silver quien quería producir WW para que la protagonizase Sandra Bullock, y en 2001 Todd Alcott, guionista de El gran salto y Hormigaz, fue contratado para escribir la trama con el respaldo de Silver Pictures, rumoreándose como posibles candidatas para interpretar a la Mujer Maravilla a Mariah Carey y Catherine Zeta-Jones.

                                             
Estaba claro que las mujeres más poderosas del mundo del espectáculo aspiraban a un papel tentador, pero el productor Leonard Goldberg quería a Bullock para el rol, lo que hubiera resultado todo un bombazo de haberse confirmado, como también el interés mostrado por la malograda  luchadora profesional Chyna de encarnar a WW. Lucy Lawless, la estrella de Xena: La princesa guerrera, también fue considerada pero solo se interesó si Wonder Woman tuviera puntos débiles, en el momento en que Alcott fue sustituido por Laeta Kalogridis, guionista de Alejandro Magno, Avatar, Shutter Island y Terminator: Génesis, en 2003. En 2005, Warner Bros anunció que Joss Whedon escribiría y dirigiría la película.

(Continuará)...

                                                   

sábado, 9 de diciembre de 2017

Batman: La LEGO película (2017).

             Sé tu mismo salvo que puedas ser Batman

                                            
La mejor película de Batman hasta la fecha nos la ha traído la firma de juguetes LEGO, donde DC además ha aprovechado para reunir a otros superhéroes en una aventura 3D animada por ordenador que aporta al género un necesario toque de comedia. Esta producción de Warner Bros ha sido dirigida por Chris McKay (quien próximamente se pondrá al frente de un largometraje de imagen real sobre Nightwing), escrita por Seth Grahame-Smith y Chris McKenna (también guionista de Spiderman: Homecoming) y producida por Dan Lin y Roy Lee (Death Note) así como por Phil Lord y Chris Miller, siendo una entrega derivada de La LEGO película.

                                   
Aquí el buque insignia de la compañía intenta derribar sus mayores temores frenando el plan más reciente del Joker. Si la veis en versión original oiréis las voces de gente como Will Arnett, Zach Galifianakis, Michael Cera, Rosario Dawson y Ralph Fiennes, mientras que en España las únicas conocidas, aparte de la oficial del murciélago, son las de José Coronado, Berta Vázquez y Juan Antonio Bayona. Insisto, haberla visto en 3D es una gozada porque es una experiencia inolvidable que te transporta al mundo de los escenarios de construcción de la multinacional danesa. Dentro de ese universo, Batman continúa protegiendo Gotham en su eterna lucha contra el crimen, pero en una reciente cruzada acaba hiriendo los sentimientos del payaso.

                                              

Al día siguiente, Bruce Wayne asiste a la gala invernal de la ciudad para celebrar la jubilación de Jim Gordon y su sucesión por parte de la hija de este,Bárbara,como nueva comisario principal. Sin avisar irrumpen todos los enemigos de Batman, quienes acaban rindiéndose a la policía, con la excepción de Harley Quinn,la cual desaparece aprovechando la confusión. Sospechando que su archirival planea algo gordo, el señor de la noche se dispone a robar un proyector que posee Superman que puede enviar a cualquiera a la Zona Fantasma,donde están encerrados los mayores villanos de Lego. Antes de ponerse en marcha, Alfred interviene y le avisa de que tiene que hacerse cargo de Dick Grayson,a quien adoptó en la gala.

                                                
El niño asume la identidad de Robin y junto a su tutor legal recuperan con éxito el proyector guardado en la Fortaleza de la Soledad, enviando a continuación al Joker a la Zona Fantasma directamente desde su reclusión en Arkham. Sin embargo, el proyector es robado por Harley y en la Zona Fantasma su querido pastelito libera a otros villanos que ha reclutado, entre los que encontramos a los Gremlins (otra propiedad de la Warner), la Bruja Mala del Oeste (El mago de Oz), un tiranosaurio y un velociraptor (Parque Jurásico), Lord Voldemort (Harry Potter), Sauron (El Señor de los Anillos), los Dalek (Doctor Who) y el Conde Drácula. Batman y su nuevo equipo deberán frenarles y para ello tendrán que expulsarles de la Mansión Wayne, pero Joker se hace con toda la Batcueva. No hay otra solución que nombrar a Bárbara la nueva Batgirl y juntos encerrar a los malos en la Zona Fantasma y salvar la ciudad, así como aprender a trabajar en equipo y ser más humilde.

                                                    

Esta película tiene influencias de dos clásicos de la comedia esenciales, Agárralo como puedas y !Aterriza como puedas!, pero en palabras de McKay, animador de La Lego película y director aquí, la idea básica sería como si Jerry Maguire la hubiese dirigido Michael Mann. Este Cruzado de la Capa sería una variante en plan Arrested Development, pues no en vano tanto Batman como Robin (sus voces originales) han aparecido en la conocida serie de Netflix. El Joker de esta versión también tiene mucho de la personalidad de Galifianakis, el cómico barbudo al que hemos visto en la trilogía de Resacón, en Salidos de cuentas o en Birdman. Por si fuera poco, Billy Dee Williams retoma su rol de Harvey Dent del Batman del 89.

                                                        
Esta entrega de Batman está repleta de referencias no solo al personaje sino a la cultura popular en general. Además de a las dos que dirigió Tim Burton, también se homenajea al primer serial de Batman y Robin, a la película del 66, Batman Forever y la paupérrima Batman y Robin, ambas de Joel Schumacher, Batman Begins, El caballero oscuro, La Leyenda Renace, BvS y Escuadrón Suicida. A nivel televisivo hay tributos al Batman de los 60, a la serie animada, a Batman del futuro y a The Batman, y por supuesto a los cómics de DC, especialmente El Regreso del Señor de la Noche/Caballero Oscuro y Gotham a luz de gas. La única imagen real que aparece del personaje es la del añorado Adam West.

                                                     
Las referencias van más allá de Batman y por ejemplo Joker menciona cuando organizó un desfile a ritmo de la música de Prince (Batman 89), pero es que Superman también tiene su parcela de guiños, pues está basado en el de Christopher Reeve visto en la película del 78 y en su primera secuela. Aún así, los villanos del Cruzado Enmascarado que desfilan por pantalla incluyen a Man-Bat, Capitán Bumerang, Polilla Asesina, Hugo Strange, Capucha Roja, Hombre Calendario y Catman. Junto a los héroes DC también salen muchos de la época de Súper amigos, siendo los principales miembros de la Liga de la Justicia Wonder Woman, Aquaman, Cyborg, Flecha Verde, Canario Negro, Hombre y Chica Halcón y Detective Marciano, y en los otros Jefe Apache, El Dorado, Samurái y los Gemelos Fantásticos.

                                                      
Aunque no es parte de la franquicia de DC, Iron Man de Marvel Comics es mencionado como parte de una pequeña broma interna al ser usado de contraseña por Batman para entrar en la Batcueva, una referencia a la ya famosa rivalidad entre ambas compañías. Otros personajes que desfilan en el universo Lego son la mitológica Medusa, King Kong, el Kraken de Furia de titanes, el agente Smith y sus clones de Matrix y el gran escualo blanco de Tiburón. Otra referencia más es cuando los Gremlins atacan un avión, igual que pasaba en La dimensión desconocida/En los límites de la realidad. La conexión con la película antes mencionada de Tom Cruise viene por la frase Tu me completas, también dicha por Joker en El Caballero Oscuro.

Entre las referencias más difíciles de pillar están la que se hace a un diálogo de Pulp Fiction y cuando suena el tema de Cutting Crew I Just Died in Your Arms, que es de la comedia romántica Nunca me han besado, así como las de las cintas Al filo del abismo y Gymkata. Como no podía ser menos, hay pequeñas conexiones con La LEGO película en algunas escenas, y buena parte de los vehículos y escenarios han sido comercializados por la marca posteriormente a su estreno en grandes superficies y tiendas de juguetes, lo cual ha impulsado estos juegos de construcción a un nivel que ha superado en beneficios a muchas marcas de coches.

                                                
Este año no ha habido serie que no haya tenido su versión Lego como parte promocional de la película dentro de Warner en sus canales de TV (CBS, The CW), desde Big Bang a las de superhéroes de Greg Berlanti como Supergirl, The Flash, Legends of Tomorrow o Arrow. Con respecto a su predecesora, continúa construyendo su franquicia taquillera con otra ronda de divertidas y vertiginosas historias magníficamente animadas para toda la familia, una comedia alocada y muy recomendable entre tanta historia gris del personaje en imagen real actualmente, demostrando que en DC hay sitio para el humor frenético con el Caballero Oscuro como centro de las bromas, con las mejores partes reservadas para las auto parodias de sus películas reales.

Puntuación: 7

                                             

                                                     





domingo, 3 de diciembre de 2017

Alien: Covenant (2017)

      Corre, el camino al paraíso comienza en el infierno

                                               
Comenzando el repaso a lo que ha dado de sí este año, no me olvido de la película de ciencia ficción y terror que más de uno esperábamos ver en el cine desde su anuncio, dirigida por Ridley Scott y escrita por John Logan a partir de una historia de Michael Green. Esta coproducción británico americana es la secuela de Prometheus y la segunda entrega de las precuelas de Alien, continuando la antropogenía que tuvo lugar en Zeta Reticuli, en el planetoide original, por lo que con este ya llevamos seis episodios en la serie y es el tercero dirigido por Scott. A esta película regresa como estrella principal Michael Fassbender, retomando su papel de David de la anterior, incorporándose Katherine Waterston.

Entre los secundarios encontramos a Billy Crudup, Danny McBride y Demián Bichir, quienes forman parte de la tripulación de una nave colonial que aterriza en un planeta inexplorado y que a continuación realiza un aterrador hallazgo. El rodaje empezó en abril del año pasado en Milford Sound, en el parque nacional de Fiordland, Nueva Zelanda, terminando en julio, con uso masivo de criaturas creadas a partir de efectos prácticos con animatrónicos. Scott recortó metraje de dos horas y veintitrés minutos hasta dejarlo en solo dos horas y apenas tres minutos de la versión estrenada, quitando veinte minutos. Vista en mayo, ha sido de los filmes que más han polarizado al público.

                                     
A un servidor le ha gustado mucho la alabada doble actuación de Fassbender y el retorno a la formula clásica tanto del director como de la franquicia. Lástima que su paso por taquilla haya sido tan decepcionante y lastre su futuro, pues su secuela podría tomar un rumbo diferente a la forma en que se ha llevado la saga hasta ahora. En el prólogo, el magnate Peter Weyland (Guy Pearce) habla con su nuevo y recién activado androide, a quien ha elegido llamar David 8 (Fassbender) tras observar una réplica de la estatua homónima de Miguel Ángel. Weyland le cuenta a David que un día buscarán juntos al creador de la humanidad, y el robot reflexiona acerca de su ilimitada vida comparada con la restringida de su creador.


En el 2104, 11 años después de la expedición de la Prometheus (sólo cinco años en la vida real), la nave para la colonización del espacio Covenant va con destino a un planeta remoto, Origae 6, con una tripulación de 15 miembros y dos mil colonos en criopreservación, así como 1.140 embriones humanos a bordo. La nave es monitorizada por Walter (Fassbender), un modelo de androide nuevo que físicamente se parece a David. Una explosión estelar daña la nave, matando a 47 colonizadores, por lo que Walter ordena al ordenador central que despierte a la tripulación, que incluye a varias parejas casadas. El capitán, Jake Branson (James Franco), es quemado vivo cuando su cápsula de estásis falla.

                                                        
Mientras se repara la nave, la tripulación capta una transmisión de radio de un planeta cercano y habitable, y contra las objeciones de Dany Daniels (Waterston,la viuda de Branson y encargada de la terraformación), el nuevo capitán, Christopher Oram (Crudup), decide investigar. En el tiempo que la Covenant permanece en órbita, un equipo expedicionario desciende hasta la superficie del planeta de geografía parecida a la terrestre y rastrea la señal de la transmisión hasta una nave alienígena estrellada. Los miembros de la tripulación, Ledward (Benjamin Rigby) y el sargento Hallett (Nathaniel Dean), son infectados por esporas extraterrestres, así que la esposa de Oram, la bióloga Karine (Carmen Ejogo), ayuda al primero, cada vez más enfermo, para que vuelva rápidamente al todoterreno donde Maggie Faris (Amy Seimetz), la piloto, pone en cuarentena a ambos dentro de la enfermería.

Una pequeña y pálida criatura alienígena (un neomorfo) emerge de la espalda de Ledward, matándole y luego acabando con Karine. Maggie intenta cargarse a la criatura con una escopeta, pero desencadena una explosión que se vuelve contra ella destruyendo el todoterreno. El neomorfo escapa mientras una criatura similar emerge de la boca de Hallett, atacando el primero a los miembros restantes de la tripulación y matando a uno, pero estos se las arreglan para cargarse al bicho antes que David, quien sobrevivió a la misión de la Prometheus, asustando a otro neomorfo y liderando a la tripulación hasta un templo en una ciudad llena de cadáveres humanoides (Ingenieros).

                                                  
David les cuenta que a su llegada al planeta junto a su compañera superviviente de la Prometheus, Elizabeth Shaw (Noomi Rapace), su nave liberó un arma biológica en forma de líquido negro que aniquiló a la población nativa, y que Shaw murió cuando la nave chocó en el caos subsiguiente. Después de que los miembros de la tripulación le cuenten a David acerca de su misión, estos tratan de contactar con la Covenant, pero se lo impiden las tormentas extremas, y un neomorfo superviviente (Andrew Crawford) se infiltra en la estructura y mata a una integrante, Sarah Rosenthal.

David intenta comunicarse con la criatura, pero se horroriza cuando Oram se la carga, preguntando al robot de donde han salido y respondiendo este que los aliens son el resultado de su experimento con el líquido negro al tratar de crear nuevas especies, manipulando a este para que sea atacado por un parásito alienígena (abrazacaras), mientras que un xenomorfo emerge luego de su pecho para matarlo. Mientras los otros buscan a Oram y Rosenthal, Walter, quien ha encontrado el cadáver de Shaw diseccionado, se enfrenta a David, explicándole que cree que los humanos son una especie moribunda y que no deberían colonizar la galaxia. Cuando Walter discrepa, David lo desconecta y amenaza a Daniels.

                                                               
Walter se recupera al ser un modelo superior capaz de repararse a sí mismo y se enfrenta de nuevo a David mientras Daniels escapa aprovechando la pelea. Un abrazacaras ataca al jefe de seguridad, el sargento Carl Lope (Bichir), quien luego es rescatado por su compañero Cole (Uli Latukefu), y un xenomorfo adulto aparece y mata a este último en el momento que el primero huye para reunirse con Daniels. El piloto jefe Tennessee Faris (McBride) llega en otro todoterreno para sacar de allí a la protagonista, a Lope y a Walter, quien afirma que David ha muerto, y tras un encuentro fuera de la nave, matan al xenomorfo y regresan a la Covenant. A la mañana siguiente, Daniels y Tennessee descubren que otro alien ha emergido del pecho de Lope, matándolo.

El xenomorfo anda suelto por la Covenant mientras madura y mata a más miembros de la tripulación como Ricks (Jussie Smollett) y su esposa Upworth (Callie Hernandez). Tennessee y Daniels atraen a la criatura hasta la plataforma de terraformación y lo lanzan al espacio, reanudando su viaje a Origae-6 mientras los que quedan entran de nuevo en estásis, pero Daniels se da cuenta de que Walter en realidad es David, aunque ya no puede hacer nada porque está a punto de dormir en su cápsula. El androide vomita dos embriones de abrazacaras y los coloca en refrigeración junto a los de los humanos antes de entrar en el área de carga donde están los colonos en estásis, haciéndose pasar por Walter para grabar un mensaje declarando que todo el mundo menos Daniels y Tennesse han sido asesinados por el estallido de neutrinos del comienzo y que la nave sigue su rumbo fijado.

                                                          
Desde el principio ya hubo comparaciones entre el personaje de Waterston, Daniels, y el de Sigourney Weaver, Ellen Ripley, pero más allá de temerse lo peor resulta ser una fémina de armas tomar como lo era la teniente de la saga original. Por su parte, Chris Oram es el primer oficial, un hombre autocrítico y creyente que piensa que su misión en la Covenant es un acto del destino, de ahí que siempre esté peleado con Daniels. David el androide representa una nueva generación de villanos monstruosos en la tradición de Frankenstein, pues él es el moderno Prometeo, y no es de extrañar que Stephen Hawking, quien sobrevive a base de máquinas, haya predicho que viviremos otro siglo antes de que los sintéticos evolucionen.

Las máquinas considerarán la imperfección humana como coartada para justificar la destrucción de la humanidad, algo que no querríamos que sucediera y que en esta historia de origen se narra. El archivillano es un dinámico antagonista que se convierte en la amenaza principal de la saga y el elemento que hace que la película funcione. Muchos villanos deberían aprender bastantes cosas de David en un futuro para el bien de las superproducciones, pues este tiene un aspecto demoníaco muy en la tradición de John Milton, aunque desde luego es mucho mejor que Satán, ya que es un diablo que ha evolucionado gracias a los humanos que lo han creado, por lo que podrá usar su poder para destruir.

                                                          
Damon Lindelof no regresó para escribir esta secuela, al igual que Rapace para protagonizarla, pero Fassbender sí, y hasta se rumoreó que no aparecerían los xenomorfos, que desde luego si salen, pues son una creación de David, quien odia a los Ingenieros y tampoco tiene mucho respeto por los humanos. Para escribirla se pensó en el guionista de Transcendence, pero Green fue contratado a pesar de haber firmado antes Linterna Verde, de ahí que el definitivo guion lo firmase Logan, quien escribió para Scott Gladiator y cuyo concepto principal era adoptar una línea argumental dual que combinase el terror de Alien y la filosofía de Prometheus.

Esta ha sido la segunda vez que Waterston y Fassbender coinciden en una película tras Steve Jobs, mientras que a secundarios como Smollett y Crudup les hemos visto respectivamente en Empire y en el filme biográfico Jackie. Sorprende sin embargo la participación reducida que tiene James Franco como el malogrado capitán Branson, marido de Daniels. La banda sonora de Alien: Covenant ha sido compuesta por el músico australiano Jed Kurzel, aunque inicialmente el elegido para dicha labor era Harry Gregson-Williams, quien ya colaboró con Scott para El reino de los cielos. Se incorporaron temas originales de Jerry Goldsmith, Marc Streitenfeld y el propio Gregson-Williams a la partitura.

                                                             
En China la versión estrenada es mucho más reducida al haberse censurado buena parte de las escenas monstruosas y violentas con los aliens y un momento en el que David besa a Walter, que fue considerado subversivo por las autoridades locales que regulan los contenidos audiovisuales. La interpretación de Fassbender de dos androides similares con programaciones diferentes es uno de los principales reclamos por los que valió la pena pagar la entrada, pues Covenant cumple con otra satisfactoria ronda de terror en el espacio profundo,incluso aunque no lleve a la saga a una dirección concreta o nueva, por eso tal vez ya no sea rentable para la taquilla.

El diseño visual y estético continúa la línea marcada por su predecesora, pero falla la trama, esa mezcla entre violencia monstruosa, motivaciones de los personajes y revelaciones argumentales que dejan una sensación menos satisfactoria, decepcionando pese a ser una producción estelar y exquisita, pero que no evita que salgas un tanto enfurecido frente a las decisiones tomadas por un maestro de la ciencia ficción. Es como un recopilatorio de lo más raro de la saga y la paradoja es que te ves obligado a reconocer esos momentos, de lo contrario no te impresionará si entras por primera vez en este universo. De hecho, esta reciente exploración espacial de Scott se ve un tanto familiar y no termina por innovar.

                                                             
Su presentación es la más adecuada, pero su guion no es tan potente, porque aunque tiene todo cuanto puedes esperarte, desde el espectáculo al terror corporal pasando por una heroína derivada de Ripley y asombrosos efectos especiales, hay un sensación de no tener identidad propia y es porque el portentoso guion de Logan (Coriolanus, Skyfall)se dedica a lanzar referencias por doquier a Shelley, Byron, Wagner y Miguel Ángel o a meter mucha filosofía sobre los orígenes y la identidad de los seres humanos, mientras la tripulación se ve expuesta contra las criaturas como en los tiempos de la serie B. No obstante, aun con la repetitiva estructura, al menos tiene un propósito que ya han perdido James Bond o Star Wars.

Esta entrega se presta más a los designios de una pesadilla febril según los dictados de Sigmund Freud y Carl Jung que a la lógica del mundo real, pues lo que se juzga casi siempre es que lo que más temes es lo que te pasa a ti. Invoca el terror primario y se mantiene fiel a la marca, aunque no esperes Prometheus, sino más bien algo del estilo V/H/S. Se planea hacer una secuela más antes de enlazar con la original, la cuestión es si Scott será quien la dirija y si se revelará quien creó realmente a los xenomorfos, aunque probablemente no veamos el Alien 5 que Neill Blomkamp pensaba hacer, si acaso el regreso de los ingenieros supervivientes ausentes cuando en su planeta David masacró a los suyos.

En cuanto a Ripley, bueno, puede incorporarse siempre que Scott lo quiera, pero lo mismo Fox reexamina la saga para un futuro tras Covenant y Logan escribe algo menos centrado en los aliens y más en la inteligencia artificial, por lo que puede decirse que al extraterrestre le quedan dos telediarios.

Puntuación: 6,5