jueves, 19 de octubre de 2017

La temporada de la bruja: ¿Qué fue de Baby Jane? (1963).

           !Oh hermana! ¿Porqué tienes sangre en el pelo?

                                          
Suspense psicológico con toques de terror producido y dirigido por Robert Aldrich y protagonizado por Bette Davis y Joan Crawford, sobre una antigua actriz que ha envejecido y que mantiene cautiva a su hermana parapléjica en una vieja mansión de Hollywood. El guion está basado en una novela homónima publicada a principios de los 60 y logró ser una adaptación muy exitosa en todos los aspectos, hasta el punto de optar a cinco Oscar, logrando el premio a mejor vestuario. La intensa y amarga rivalidad que en la Meca del cine mantenían ambas estrellas de la película, Davis y Crawford, fue la clave para la importancia del éxito inicial de esta cinta, lo que llevó a revitalizar sus entonces decadentes carreras.

Posteriormente a su estreno, el filme sigue siendo muy aclamado no solo por sus dos estrellas sino también por lo bien llevada que está la trama en el plano psicológico, a medio camino entre el humor negro y la ironía, dando lugar a un nuevo género donde aparecen señoras mayores que añoran sus años dorados de juventud y que acaban desquiciadas, siendo una amenaza viviente para quienes las rodean. Como digo, la trama en su momento resultó ser bastante polémica, lo que ha llevado con el paso del tiempo a ser considerada un clásico de culto, así como el que el personaje de Baby Jane Hudson sea uno de los grandes villanos del cine estadounidense, rivalizando con Hannibal Lecter entre otros.

                                                      
En 1917, Baby Jane Hudson es una adorada pero malhumorada actriz infantil de vodevil, mientras que su hermana mayor Blanche vive a su sombra. En 1935, la fortuna de ambas ha cambiado, ya que Blanche es una exitosa actriz de cine y Jane vive en el ostracismo y su carrera ha caído en la oscuridad, pues sus películas han fracasado. Una noche, Jane se burla de Blanche en una fiesta, provocando que su hermana salga corriendo de allí llorando. Esa misma noche, Blanche queda paralizada de cintura para abajo en un misterioso accidente de coche donde de forma no oficial culpan a Jane, quien tres días más tarde es hallada borracha en estupor.

En 1962, Blanche (Crawford) se ha quedado confinada a una silla de ruedas, y Jane (Davis) vive junto a ella en la mansión de la primera, que compró con lo que ganó haciendo películas. En ese momento Jane ha caído en el alcoholismo y sufre una enfermedad mental, amenazando a Blanche con crueldad y castigándole por haberle robado todo el foco de atención. Más tarde, cuando Blanche le informe a Jane que podría vender la casa, la salud mental de la segunda comienza a deteriorarse aún más. Durante una discusión le quita el teléfono a Blanche de su dormitorio, dejándola aislada para seguir abusando mentalmente de ella. Luego Jane se niega a comer lo que le prepara Blanche, hasta que esta le sirve a su hermana un periquito muerto en una fuente, así como un nada sugerente segundo plato consistente en una rata que mató en el sótano.

                                                         

Jane se obsesiona con recuperar su fama de niñez y pone un anuncio en el periódico buscando un pianista que le acompañe para poder cantar. Cuando sale de casa, Blanche trata de llamar la atención de su vecina, la señora Bates (Anna Lee), escribiéndole una nota rogándole que le ayude y entregándola en la ventana de su cuarto. Jane regresa a tiempo para ver la nota y evitar que doña Bates la vea y cuando la lee se enzarza en una pelea con su hermana. Cuando la cuidadora de Blanche, Elvira Stitt (Maidie Norman) llegue para limpiar la casa, Jane le paga y le da el día libre, pero cuando Elvira regresa después, Jane la despide de forma abrupta y la manda lejos.

Después de que Jane vaya al banco a por dinero en efectivo, Elvira vuelve y descubre que esta ha encerrado a Blanche en su cuarto. Cuando Jane regresa, un vecino le cuenta que vio a Elvira entrar en la casa, por lo que le pide explicaciones a la criada. Mientras, el excéntrico y siempre corto de dinero Edwin Flagg (Victor Buono) ve el anuncio del periódico de Jane y llega a la mansión, donde esta le contrata como su acompañante. Desesperado por el dinero, Edwin halaga como un insincero a Jane y le anima a que reviva su carrera como actriz. Mientras ella le conduce a casa, Blanche busca comida en su interior y descubre que Jane ha estado falsificando su firma en los cheques.

                                                             
Desesperada por que la ayuden, Blanche gatea las escaleras hacia abajo y llama a su médico, contándole acerca del errático comportamiento de Jane y suplicándole que venga a la casa. Jane regresa a tiempo para encontrar a Blanche al teléfono y así poder pegarle hasta dejarla inconsciente, todo ello antes de imitar su voz al teléfono y contarle al doctor que no venga. Entonces ata y amordaza a Blanche y la vuelve a encerrar en el dormitorio de arriba. Elvira, que todavía sospecha de Jane, regresa al día siguiente y descubre a Blanche en un estado debilitado y hambriento. Sin embargo, antes de que pueda rescatarla, Jane golpea a Elvira hasta matarla con un martillo y luego se deshace del cuerpo de la mujer.

Unos días más tarde, la policía llama a la casa de las Hudson y le cuentan a Jane que la criada de su primo ha informado sobre su desaparición. Una muy nerviosa Jane se prepara para irse, llevándose a Blanche con ella, pero antes de que puedan marcharse aparece Edwin sin ser invitado y borracho, descubriendo a Blanche en su cama, atada y demacrada, por lo que va hasta una farmacia en la que notifica los hechos a las autoridades. Jane conduce a Blanche hasta la playa y vuelve a su propia infancia. Moribunda, Blanche confiesa que su parálisis es culpa suya, ya que la noche del accidente trató de abandonar a Jane porque como hermana le había enfadado por burlarse de ella, y desde entonces le ha hecho creer que tenía la culpa por dejarle la columna rota cuando el coche impactó en la verja de hierro de su casa.

                                                      
Lastimosamente, Jane le pregunta ¿quieres decir que todo este tiempo podríamos haber sido amigas? Con un gozo infantil, Jane va a un chiringuito playero a por conos de helado para ella y Blanche, sucumbiendo entonces completamente a su demencia y bailando ante una multitud de testigos perplejos, creyendo que vuelve a ser Baby Jane y que está actuando para sus adorados espectadores y seguidores fieles. Dos agentes de policía, que han venido a arrestar a Jane por el asesinato de Elvira, ven a Blanche yaciendo inmóvil en la arena y luego corren a por su hermana.

Bette Davis solía venir ya maquillada para el papel desde su casa y decía que Jane era alguien que nunca se lavaba la cara, todo ello para maquillarse más. El exterior de la mansión de las Hudson se encuentra en el parque Hancock del centro de Los Ángeles, cerca de Hollywood, mientras que la escena de la playa se rodó en Malibú, también en California, lugar que Aldrich ya conocía de cuando hizo El beso mortal en 1955. Davis había logrado su último éxito con Los gángsters del aire en 1933, mientras que Joan Crawford lo tuvo con Así ama la mujer en 1934. La hija en la vida real de Davis, Barbara Merrill, aparece en la película como la hija del vecino, y como luego haría Christina Crawford, hija adoptiva de Joan, escribió unas memorias sobre su madre en las que no salía retratada de manera favorable, sino todo lo contrario.

                                                
Crawford tenía que promocionar junto a Davis la película, pero lo canceló en el último minuto, pues no quería compartir el mismo espacio que su compañera de reparto, ya que Bette y Joan se odiaban a muerte. Parece ser que Crawford le preguntó a Davis su opinión general y esta le contestó : Tenías razón, Joan, la película es buena y yo estuve genial. Pero eso sí, de como actuó su compañera no dijo ni una palabra, no se atrevió a reconocer su talento como actriz y por tanto se negó incluso a aparecer junto a Joan en los Oscar de 1963. Crawford no fue nominada y Davis si, pero el premio a mejor actriz se lo llevó Anne Bancroft por El milagro de Ana Sullivan. Tanto esfuerzo y sacrificio se quedó en nada para ambas.

La rivalidad de ambas continuaría cuando Crawford se negó a aparecer junto a Davis en la siguiente película de Aldrich, la casi secuela Canción de cuna para un cadáver, todo ello con la polémica de los Oscar aún coleando. Lo que si dejó para la posteridad fue un legado de filmes con una temática similar, como la antes mencionada o ¿Qué fue de tía Alice? (Lee Katzin , 1970), ¿Quién mató a tía Roo y ¿Qué le pasa a Helen? (ambas de Curtis Harrington, 1971 y 72 respectivamente). La contienda de toda una vida para las dos actrices ha inspirado episodios similares en la ficción para otras artistas como las británicas Jennifer Saunders y Dawn French, que parodiaron la cinta en su programa de la BBC.

                                                       

Las hermanas en la vida real Vanessa y Lynn Redgrave también interpretaron su propia versión de la historia en otra adaptación, mientras que Christina Aguilera actuó durante algunos años bajo la identidad de Baby Jane en sus conciertos. Pero donde mejor se ha recreado dicha batalla entre bastidores durante la mítica producción de Crawford y Davis y que por tanto ha sido su base argumental para toda una primera temporada, se ha visto este año en la serie de televisión de Ryan Murphy Feud, emitida en FX y protagonizada por Jessica Lange (como Crawford) y Susan Sarandon (como Davis), una antología que no hay que perderse, pues ambas actrices se combinan para resucitar a las dos leyendas.

                                                                          
Davis y Crawford nos regalaron un divertimento que nos pone los pelos de punta y la sangre hirviendo a base de acusaciones histéricas y cargadas de odio que no eran fruto del método interpretativo, sino natural y monstruosamente sincero y que Aldrich apenas pudo hacer más sutil, pues quedó debilitado por el carácter de sus estrellas en plató. Es toda una ironía que dos actrices antaño idolatradas, dos mujeres poderosas en todos los sentidos, vivieran con tal depravación y a la hora de encarnar a dos hermanas conserven esas emociones tan al rojo vivo, esa profunda envidia tan asentada que se procesaban la una a la otra y que como resultado nos trajera esta obra maestra y grotesca del cine de terror en su estado más puro, donde Davis sale más favorecida gracias a que el argumento gira en torno a su personaje en los niveles de locura y deja a Crawford como el elemento sereno y roto emocionalmente por el devastador carácter de su hermana ficticia.

                                                    
Esta guerra de estrellas de cine no habría sido posible con otro director que hubiera captado el envenenado entorno de las hermanas como nos lo sirvió Aldrich, ni siquiera un gigante de la talla de Alfred Hitchcock con todo su manejo del suspense hubiera igualado tal magnitud, porque aquí se necesitaba un maestro del caos. En cuanto a premios, lo único que ganó la película fue el galardón a mejor vestuario, pero con todo es sin discusión la mejor película de terror psicológico jamás rodada, una sátira de la decadencia de las viejas glorias de Hollywood, dos hermanas ancianas que viven juntas en constante tensión, una tragicomedia de humor negro tan perturbadora como lo es por sí sola la caracterización de Bette Davis.

Puntuación: 8

                                                   



martes, 17 de octubre de 2017

La temporada de la bruja: Cuernos (2014).

                                    Amor endemoniado

                                  

Fantasía oscura y terror en esta película dirigida por Alexandre Aja, libremente basada en la novela homónima de Joe Hill. Daniel Radcliffe interpreta a un hombre que es acusado de violar y asesinar a su novia (Juno Temple) y que usa sus recién descubiertas habilidades paranormales para destapar al asesino real. Su estreno tuvo lugar hace tres años.

Ignatius Ig Perrish se convierte en el principal sospechoso cuando su novia Merrin es violada y asesinada. Pese a sus declaraciones de inocencia, se ve excluido por toda la comunidad y permanece con sus padres y con su hermano Terry (Joe Anderson), ocultándose de la prensa. Tras una vigilia encabezada por el padre de Merrin, quien cree que Ig es culpable, este empieza a beber como un cosaco, a mear sobre el memorial de la chica y finalmente se despierta con un par de cuernos que le han salido en la cabeza. Mientras acude al doctor para que le quite los cuernos, Ig, que está con anestesia, sueña con su infancia, cuando conoció por primera vez a la hoy difunta Merrin (Sabrina Carpenter).

                                                                  
El joven Ig (Mitchell Kummen) y sus amigos jugaban con petardos, y el niño se arriesgó a un peligroso reto para ganar uno de esos petardos, casi ahogándose pero siendo salvado por Lee Tourneau (Max Minghella), su amigo de la niñez y ahora abogado. Posteriormente cambió el petardo con Lee para así poder arreglar el collar roto de Merrin, pero sin embargo Lee perdió dos dedos por culpa de que el petardo explotó accidentalmente. Ig y Merrin estrechan lazos gracias al collar reparado y se enamoran, frecuentando ambos una casa en un árbol del bosque. Se revela que los cuernos obligan a la gente cercana a Ig a que le cuenten sus más oscuros secretos y deseos, que actúan bajo invitación de Ig.

Ig va a visitar a sus padres, pero bajo el poder de los cuernos su madre revela que ella no le quiere como hijo, mientras que su padre le dice que es un inútil sin Merrin y que un amigo suyo le ayudó a incendiar el laboratorio donde se estaban haciendo las pruebas de ADN. Ig entra en un bar donde incita a los reporteros a montar una pelea mientras trata de buscar una prueba de que no mató a Merrin. Varias personas confiesan sus secretos más profundos y el camarero prende fuego al edificio. De una de las confesiones, Ig también descubre que la nueva testigo del caso estaba en el restaurante donde Merrin rompió con él la noche que ella murió, planteando otro dilema más al caso.

                                                             
Ig da con la camarera (Heather Graham) y descubre que esta ha estado inventando historias para hacerse famosa. Cuando Ig habla con Terry, descubre que este había conducido a Merrin desde el restaurante la noche que ella murió y cuando le toca puede ver lo que pasó entonces: Merrin bajó del coche en marcha camino a su casa y corrió hacia el bosque. Terry se quedó en el coche y despertó a la mañana siguiente con una roca ensangrentada en su mano, encontrando a Merrin muerta bajo la casa en el árbol. Temeroso por verse implicado, huyó. Enfurecido, Ig ataca a Terry hasta que es arrestado por Eric Hannity (Michael Adamthwaite) , un agente de policía y amigo de la infancia igualmente. A la mañana siguiente Ig sale de la cárcel con la ayuda de Lee, descubriendo que este ha llevado el collar con la cruz de Merrin y como tal no puede verle los cuernos.

Ig se da cuenta de que las serpientes le siguen allá donde vaya, por lo que las usa para vengarse de la camarera. También hace que Eric actúe motivado por sus sentimientos hacia su compañero en el cuerpo de policía,el cual es recíproco (porque también es gay), obligando además a Terry a que abuse de las drogas, atormentando a su hermano con los recuerdos de la muerte de Merrin. Ig queda con Lee en el muelle y saca el collar de su amada, y al estar expuesto a los cuernos, su amigo cae bajo la influencia de estos, admitiendo que él mató a Merrin. De forma retrospectiva se muestra como Lee también estaba enamorado de ella y lo profundamente celoso que se sentía de Ig durante toda su niñez.

Lee siguió a Merrin hasta el bosque, creyendo que había cortado con Ig para estar con él, y en un ataque de ira celosa la violó y la mató de una pedrada, poniendo la piedra en manos de Terry y robando su collar. En la pelea que tuvo lugar después, Lee lo supera y lo prende en llamas en su coche, provocando que Ig conduzca hasta la bahía, afirmando que este confesó el crimen y que luego se suicidó. En realidad, con el poder de los cuernos, Ig ha sobrevivido quedando espantosamente quemado y desfigurado. El padre de Merrin, que ahora cree en la inocencia de Ig, le da la llave de la caja fuerte de su hija, y cuando coloca la cruz de ella, su cuerpo queda restaurado y sus cuernos desaparecen.

                                                                


En la caja encuentra una nota de Merrin que explica que ella sabía que iba a proponerse en matrimonio, pero que ella estaba muriéndose de cáncer y no quería que sufriera, así que le apartó bajo la excusa de que amase a otra persona. Ig se enfrenta a Lee, quien no recuerda su anterior pelea, llevándole hasta el bosque donde Merrin fue asesinada. Mientras, Eric y Terry llegan para arrestar a Lee, quien confiesa el asesinato pero luego mata alegremente al primero y hiere al segundo. Ig rompe el collar, brotándole un par de alas y prendiendo en llamas, transformándose en un monstruo demoníaco. Pese a que Lee lo ha herido mortalmente, Ig lo empala con uno de sus cuernos y mentalmente obliga a una serpiente a que se arrastre por la garganta de este, matándolo. Manifestando que su venganza le ha consumido del todo, Ig muere por culpa de sus heridas y su cadáver ardiente se convierte en cenizas duras, aparentemente reuniéndose con Merrin en la otra vida.

Radcliffe es Ignatius Perrish, un joven de 26 años que se despierta borracho tras una noche muy loca con dos protuberancias en la frente y que le dan el poder de obligar a la gente a destapar sus secretos más profundos. Es un papel muy diferente a lo que le hemos visto hacer hasta entonces, pues antes solo lo asociamos a Harry Potter y ahora le vemos malvado y transmitiendo una profundidad emocional increíblemente atroz. Su compatriota Anderson hace de su hermano mayor, un alcohólico y drogadicto que también es un talentoso músico con banda propia. Shia LaBeouf originalmente iba a interpretar al protagonista, pero fue luego sustituido por Radcliffe según decisión del director.

                                            
Aja se interesó en el proyecto tras haber leído el intrigante libro de Hill, autor también de cómics y que ha firmado obras como El traje del muerto, NOS4A2 o Fuego, así como la premiada Locke &Key, y que además es hijo de Stephen King. No pudo resistirse a la tentación de sumergirse en el diabólico infierno y reinventar un mito universal de forma vanguardista, rodándola en la Columbia Británica, concretamente en Vancouver, Mission y Surrey, lugares que aparecen en producciones como Arrow. Concebida para abrazar nuestros demonios interiores y expulsarlos como humo por la boca, esta propuesta para Halloween es un tanto rebuscada en su tono, pero ofrece la justa dosis de comedia terrorífica razonada.


También nos encontramos ante una sólida interpretación de Radcliffe, pensada no solo para seguidores del actor, sino para además enganchar a los entusiastas del género y demostrar que Daniel sabe desenvolverse en papeles que no requieran solamente dominar la jerga de la magia. La historia comienza como una comedia negra sobrenatural hasta que su ambientación se vuelve más tenebrosa con cada revelación. El propio Hill alabó la actuación de Radcliffe, calificándola de sincera, vulnerable y emocional, tal y como concibió a Ig Perrish al escribir la novela, siendo de su agrado como el actor inglés trasladó el personaje a la pantalla, recreando un diablo bastante original, quizás una reminiscencia del Dogma de Kevin Smith por su contenido satírico religioso.

                                      
Radcliffe es admirable de ver por como sale de su zona de confort, pero sin embargo no dejo de ver como hay momentos en que Aja no logra salir de su línea irregular en lo que al melodrama sobrenatural y diabólico se refiere, pues la película se beneficia de su retorcida sensibilidad, pero sufre en general de determinadas fruslerías narrativas propias del cineasta francés, como le ha pasado en la reciente La 9º vida de Louis Drax.

Puntuación: 6,5

                                                  

                                           







sábado, 14 de octubre de 2017

La temporada de la bruja: Piraña 3D (2011).

                  Cuando el verano te muestra sus dientes

                                                  
En los años de mayor popularidad del cine 3D apareció esta comedia de terror que servía como una nueva versión muy libre de la película del mismo género de 1978 Piraña. Fue dirigida por Alexandre Aja y tiene un reparto coral que incluye a Elisabeth Shue, Adam Scott, Jerry O´Connell, Ving Rhames, Steven R. McQueen, Jessica Szohr, Christopher Lloyd, Richard Dreyfuss, Dina Meyer, Kelly Brook, Riley Steele y Eli Roth.

El pescador Matt Boyd (Dreyfuss) se encuentra faenando en el lago Victoria cuando se produce un pequeño temblor, quebrando la superficie del lago y causando un remolino. Boyd cae dentro y es hecho pedazos por un banco de pirañas que emerge del abismo. Jake Forester (McQueen)está admirando a las atractivas turistas mientras comienzan las vacaciones de primavera (el equivalente gringo de nuestra Semana Santa en España). Se reúne con la chica por la que antaño estaba enamorado, Kelly Driscoll (Szohr) y conoce a Derrick Jones (O´Connell), un sórdido pornógrafo, así como a Danni Arslow (Brook), una de sus actrices. Derrick convence a Jake de que le muestre buenos sitios en el lago para filmar una película pornográfica.

Esa noche, la madre de Jake, la sheriff Julie Forester (Shue) está buscando al desaparecido Matt Boyd junto a su ayudante, Fallon (Rhames). Hallan su cuerpo mutilado y contemplan cerrar el lago. Sin embargo, esta decisión se torna difícil de realizar pues ya se sabe que han venido a pasar sus vacaciones de primavera unos dos mil estudiantes universitarios fiesteros, lo cual deja mucho dinero en un pueblo pequeño. A la mañana siguiente, un solitario buzo que estaba por el acantilado es atacado y devorado por las violentas y depredadoras pirañas. Jake soborna a su hermana Laura (Brooklynn Proulx) y a su hermano Zane para que se queden solos en casa para que así pueda enseñarle a Derrick el lago.

Después de que Jake se marche, Zane convence a Laura de ir a pescar hasta una pequeña isla cerca de un banco de arena. Olvidan atar la barca y naufragan en medio del lago. Mientras, Jake va al encuentro de Derrick y de paso va a ver a Kelly, quien ha aceptado la invitación del segundo para subir a bordo de su barco, La Barracuda. Jake conoce allí a Crystal Shepard (Steele), otra de las actrices de Derrick, y al cámara Andrew Cunningham (Paul Scheer). Julie se lleva a un equipo de buzos expertos en terremotos formado por Novak Radzinsky (Scott), Sam Montez (Ricardo Chavira) y Paula Montellano (Meyer) hasta la fisura. Novak especula que la grieta lleva hasta un lago prehistórico enterrado.

                                                             
Paula y Sam van a bucear hasta el fondo y descubren una enorme cueva repleta de un montón de enormes huevos de piraña. Ambos son asesinados por las pirañas antes de que puedan alertar a los otros del descubrimiento. Novak y Julie hallan el cadáver de Paula y lo ponen en el barco, logrando capturar a una piraña que iba sola y que llevan a Carl Goodman (Lloyd), un biólogo marino retirado que lleva una tienda de mascotas y un acuario. Este explica que se trata de una especie de piraña prehistórica extremadamente agresiva y que durante mucho tiempo se daba por extinta, ya que ha sobrevivido mediante el canibalismo. También son capaces de devorar enérgicamente a su presa en segundos.

Julie, Novak, Fallon y el ayudante Taylor Roberts tratan de evacuar el lago, pero sus advertencias son ignoradas hasta que las pirañas comienzan a atacar fieramente a los turistas. Novak se embarca a bordo de una moto acuática con una escopeta para ayudar mientras Fallon arrastra a la gente hasta la orilla y Julie y Taylor intentan llevar a los nadadores a la lancha de la policía. Prácticamente todo el mundo en el lago está herido, desmembrado o asesinado por las pirañas, mientras que los turistas que han sobrevivido han escapado. Lo que era una fiesta se ha convertido rápidamente en un baño de sangre. Mientras, Jake localiza a Laura y Zane en la isla y obliga a Derrick a que los rescate.

Derrick encalla el yate en un arrecife rocoso e inunda la parte inferior, provocando que el barco empiece a hundirse, con Kelly atrapada en la cocina mientras que Derrick, Crystal y Andrew caen por la borda del impacto de la colisión. Crystal es devorada y Andrew escapa hasta la orilla ileso. Entretanto, Danni logra rescatar a un Derrick que ha sido parcialmente devorado y una vez en cubierta, este fallece. El ayudante Fallon hace una última batida, tomando el motor de una lancha y usándolo como triturador de pirañas, que sin embargo acaban matándolo. Tras desatarse todo ese caos, Julie recibe una llamada de Jake pidiendo ayuda. Ella y Novak toman una fuera borda y ponen rumbo hasta donde están los niños.

Llegan hasta donde se encuentra Jake y atan una cuerda a su lancha. Julie, Danni, Laura y Zane comienzan a cruzar, pero las pirañas le cogen del pelo a Danni, quien pierde el equilibrio y cae al agua, donde es inmediatamente devorada. Los otros logran cruzar a salvo, pero la cuerda pronto empieza a soltarse. Usando el cadáver de Derrick como cebo, Jake se ata la soga y se va a salvar a Kelly, a quien sujeta mientras enciende una bengala justo después de abrir el gas de un par de bombonas de propano. Novak arranca la lancha y acelera justo cuando las pirañas rodean a Kelly y Jake, salvados a tiempo cuando las bombonas de propano explotan, destruyendo el yate y matando a todas las pirañas.

El señor Goodman llama a Julie por la radio y esta le cuenta que parece que han matado a la mayoría de las pirañas. Goodman, horrorizado, les dice que las glándulas reproductivas que obtuvo del espécimen no habían madurado, lo que quiere decir que los peces que han matado eran solamente los bebés. Novak se queda sorprendido de oírlo y se pregunta donde estarán los padres, solo para ver como una piraña reina de tamaño humano salta del agua y se lo come.

                                              
El bueno de Dreyfuss dijo que aceptó su papel después de que le convenciese de ello el productor Bob Weinstein, quien le prometió un cuantioso salario por aparecer en la cinta y que el actor luego donó a obras de caridad. Dreyfuss también declaró que la razón de porqué su personaje muere el primero es porque se trataba de una parodia casi calcada de Matt Hooper, al que encarnó hace más de 40 años en Tiburón. Una vez cobrado el dinero, se consumó su participación (como anécdota, mencionar que la película de Spielberg en su día sirvió como inspiración para la Piraña original de Joe Dante). La canción que su personaje oye en la radio de su barca en esta Piraña 3D es la misma que allí cantaba junto a Roy Scheider y Robert Shaw en el barco del segundo, el Orca.

Roth no tiene un papel importante en la película, pero aparece brevemente como guiri que acaba teniendo una muerte espantosa, muy parecido destino al de otras caras ilustres como Ashlynn Brooke o Gianna Michaels, mientras que Franck Khalfoun y Jason Spisak hacen de ayudantes del sheriff. El director que originalmente iba a encargarse de este filme era Chuck Russell (Pesadilla en Elm Street 3), pero solo pudo ayudar en labores de guion al encargado del mismo, Josh Stolberg (Hermandad de sangre), incorporando elementos de la original. Aja firmó como director tras encargarse de Alta tensión, Las colinas tienen ojos y Reflejos, no sentándose tras la cámara hasta 2009 debido al tema de añadir los FX.

La dificultad de rodar esta historia no estaba solo en ambientarla durante las vacaciones de primavera, sino en recrear a los peces y rodar en un lago de verdad ajustándose a las condiciones climáticas de dicha estación para que luego eso mismo se pudiera ver terminado en verano, así que el estudio metió prisa para que pudiese verse como 1.000 personas eran asesinadas en el agua pero a la vez requiriéndose que esta tuviese la temperatura adecuada en la ciudad donde se rodó, cerca del Lago Havasu, en Arizona, el cual fue teñido de rojo para que pareciese sangre real. Tras varios retrasos en su estreno, motivados por su conversión al 3D y para no coincidir con otro remake, Pesadilla en Elm Street, llegó en marzo de 2011 a España, siete meses después de hacerlo en EEUU.

Previo a su estreno había temor por mostrar imágenes al público debido a lo poco apropiado que era enseñarlo a toda clase de espectadores que pudieran sentirse ofendidos. De hecho, el anuncio televisivo donde se veía al personaje de Szohr, Kelly, cara a cara con el banco de pirañas, no aparece en la película, solo se usó para promoción. De todas formas las expectativas con las que jugaba esta película sobre peces asesinos sueltos funcionó bien en taquilla y nos brinda un festín sangriento con carcajadas y desnudos gratuitos con igual regocijo y que de haber tenido un estilo de falso documental hubiese resultado aun más desternillante. Un perfecto divertimento para ver en sesión doble junto a Serpientes en el avión.

Y es que ambas a nivel cinematográfico sensato son basura ostentosa, pero con una buena dosis de humor es difícil resistirse a su regodeo, pues no te da otra cosa si lo que pides es ver tetas y sangre, lo cual es excelente para una obra maestra del cine exagerado y absurdo, con personajes y situaciones incongruentes pensadas para el disfrute de la muchachada, algo en lo que acertaron Aja y Stolberg al recrear este placer culpable de quien esto escribe, una fruslería de primera como aquella que Roger Corman produjo al calor del éxito de Tiburón. Aja muestra poca paciencia por la tensión dramática y el suspense tensamente enroscado, pero no pierde la vista en el potencial factor cómico del texto de Stolberg. Va directo a la yugular pero no para morderte, sino para hacerte reír como un loco.

                                                      
En otra ocasión hablaremos de su secuela, Piraña 2 3D, que Dimension Films anunció como secuela de esta tras su estreno y que fue dirigida por John Gulager (Atrapados), con Patrick Melton y Marcus Dunstan escribiendo el guion. No llegó a nuestro país hasta 2014 y la protagonizan Danielle Panabaker, Matt Bush (Adventureland), David Koechner, Chris Zylka, Katrina Bowden y Gary Busey, con Rhames, Scheer y Lloyd repitiendo sus papeles de la anterior. De nuevo volvían a nadar con los peces, pero esta vez con la trama ambientada en un parque acuático donde las pirañas se han infiltrado a través de las tuberías, dispuestas a comer más carne humana. Fue todo un fracaso de taquilla y de público a la altura del resultado de Megapiraña, la copia barata de The Asylum.

Puntuación: 5,5

                                                    





martes, 10 de octubre de 2017

La temporada de la bruja: Ghost Rider, El motorista fantasma (2007)

Hace tiempo hizo un trato para salvar a alguien a quien amaba.

                                                  
Película de terror con un superhéroe al frente,escrita y dirigida por Mark Steven Johnson y basada en el Motorista Fantasma de los cómics de Marvel. La cinta la protagoniza Nicolas Cage, como el personaje principal en su identidad de Johnny Blaze, y cuenta con secundarios de la talla de Eva Mendes, Wes Bentley, Sam Elliott, Donal Logue, Matt Long y Peter Fonda. Estrenada hace una década a través de Columbia, me permito por primera vez en esta sección fija incluir un filme que no me ha gustado nada y del que me arrepiento públicamente de haber malgastado el dinero de mi entrada en verlo en el cine, no tanto luego al comprarlo por un ridículo precio en formato especial para consola portátil (suele dar menos vergüenza cuando lo compras para uso doméstico). Tuvo su correspondiente secuela, Ghost Rider: Espíritu de venganza, en 2012 y con Cage repitiendo papel, pero de esa ya hablaremos en otro momento.

                                                               
Hace cien años, el diablo Mefisto (Fonda) envió a su caza recompensas particular para los condenados, el Jinete Fantasma, con la misión de que recuperase el documento conocido como contrato de Santa Venganza, una lista de mil almas corruptas. Viendo que dicho contrato le daría a Mefisto el poder de desatar el infierno en la Tierra, el Jinete se niega a entregarle el documento. En 1986, Mefisto localiza a un motorista acróbata de 17 años llamado Johnny Blaze (Long), a quien le ofrece la cura para el cáncer que padece su padre, Barton (Brett Cullen) a cambio de que le entregue su alma, una oferta que Blaze acepta apresuradamente. A la mañana siguiente, Blaze se despierta descubriendo que el cáncer de su padre se ha curado, pero sin embargo el hombre muere el mismo día realizando una acrobacia en la que cae en un anillo de fuego sobre el que ha saltado.

                                                      
Blaze acusa a Mefisto de provocar la muerte de su padre, pero el demonio considera que su contrato debe cumplirse y le promete que algún día volverán a verse las caras. 21 años después, Blaze se ha convertido en un famoso motorista acróbata conocido por sobrevivir a numerosos accidentes mortales. Blaze se reúne con su amor de toda la vida, Roxanne Simpson (Mendes,que quienes hayan leído las historias del personaje ya sabrán en quien se convertirá), actualmente periodista televisiva y a quien él abandonó tras la muerte de su padre, pero a quien ahora convence de quedar para cenar. Mientras, Corazón Negro (Bentley) , el demoníaco hijo de Mefisto, llega a la Tierra acompañado de tres ángeles caídos.

                                                             
Cada uno de ellos está vinculado a los elementos: aire, tierra y agua, y se les ha asignado buscar el contrato perdido de Santa Venganza. Como respuesta, Mefisto transforma a Blaze en el Motorista Fantasma y le ofrece devolverle su alma si derrota a Corazón Negro pese a que le cuenta que no tiene opción alguna de acabar con su hijo. Blaze conduce directamente a la estación de su primera vuelta, donde ya aparece transformado en el Espíritu de la Venganza y logra matar al ángel terrenal Gressil (Laurence Breuls). También salva a una niña de las garras de un atracador, dejándolo incapacitado con la Mirada de la Penitencia (un poder que permite al Motorista Fantasma hacer que cualquier persona malvada experimente los dolores que han causado a sus víctimas, siempre y cuando fueran buenas y no malas víctimas).

                                               
Al día siguiente conoce a un hombre llamado El Vigilante (Elliott) , quien parece saber todo acerca de la historia del Motorista Fantasma,que le cuenta que todo lo que ha pasado no ha sido un sueño y que de hecho volverá a ocurrir,especialmente de noche cuando se aproxime a un alma maligna. Cuando llega a casa, Blaze encuentra a Simpson y se revela como el caza recompensas del diablo y ella, escéptica, se marcha con incredulidad. Tras un breve encarcelamiento por los crímenes que Corazón Negro ha cometido, Blaze mata al ángel del aire, Abigor (Mathew Wilkinson), y escapa de manos de la policía antes de regresar con el Vigilante, quien le cuenta acerca de su predecesor, el Jinete Fantasma, un ranger de Texas que ocultó el contrato.

                                            
Después de saber más sobre Santa Venganza, Blaze regresa a su hogar solo para ver que Corazón Negro ha matado a su amigo Mack (Logue) y que se ha llevado prisionera a Roxanne, amenazando con matarla si Blaze no entrega el contrato, por lo que intenta utilizar su mirada de la penitencia con su enemigo, pero no funciona porque este no tiene un alma que incinerar. Blaze vuelve con el Vigilante y obtiene el contrato, revelándole que él es Carter Slade, el Jinete Fantasma original, explicándole a nuestro protagonista que es más poderoso que sus predecesores desde que vendió su alma por amor en lugar de por codicia. Slade conduce a Blaze hasta Santa Venganza y luego le entrega una escopeta recortada.

                                                      

Tras desvanecerse su mentor,Blaze mata al ángel del agua,Wallow, y le entrega el contrato a Corazón Negro, transformándose rápidamente en el Motorista Fantasma en un esfuerzo para someter a su enemigo, pero de repente llega el amanecer y se queda impotente, por lo que el villano usa el documento para absorber esas mil almas hacia su cuerpo y convertirse en el demonio Legión, tratando de matar a Blaze, pero acaba distraído cuando Simpson usa la recortada desechada de su novio para separarlos. Y de nuevo, cuando Blaze trate de matar a Corazón Negro con la escopeta, se mueve y usa su mirada de la penitencia para dejarlo catatónico, quemando todas las almas corruptas en su interior.

                                                                

Realmente Corazón Negro esperaba hacer esto, por lo que Mefisto aparece y le devuelve a Blaze su alma, ofreciéndole reclamar la maldición del Motorista Fantasma. Determinado a no hacer otro trato, Blaze lo declina diciendo que usará su poder contra él y contra toda amenaza que dañe a los inocentes. Enfurecido por haber sido desposeído de su poder, Mefisto jura a Blaze que lo pagará, pero este le responde que no le teme, por lo que el diablo desaparece y se lleva con él el cuerpo de Corazón Negro. Más tarde, Simpson felicita a Blaze por haber logrado esta segunda oportunidad justo antes de besarle y que él se marche montado en su moto mientras se convierte una vez más en el Motorista Fantasma.

Marvel Studios comenzó a desarrollar la producción de Motorista Fantasma allá por 1992, negociándose ya con potenciales distribuidores para que el personaje atrajese la atención de los cineastas. En 1997, Gale Anne Hurd ya se apuntó como productora, con Jonathan Hensleigh vinculado para escribir el guion, todo ello dentro de aquella manía que había por llevar al cine algo de Marvel. David S. Goyer había desarrollado un guion que para mayo del 2000 el propio estudio anunciaría mediante un acuerdo oficial su rodaje y con el actor Jon Voight como productor. El inicio daría lugar a principios de 2001 con un presupuesto de 75 millones de $ y con Johnny Depp mostrando interés por el papel, en unos años donde más héroes de Marvel se unirían a los X-Men en la gran pantalla.

En junio de ese año, Dimension Films se unió a la producción, que sería dirigida por el responsable de Blade. El productor Avi Arad habló de la posibilidad de que Eric Bana interpretase al Motorista Fantasma, pero optó por darle el papel de Hulk en su lugar, ya que el australiano encajaba más con el aspecto del Gigante Esmeralda. En agosto, el actor y seguidor número uno del personaje, Cage, entró en negociaciones para poder lograr el papel antes de que se lo diesen a Depp. El proyecto parecía empezar a quemarse y no era por la insistencia de Cage, sino porque perdía al director, aunque al final Nic también se cansó y lo dejó por el momento. En mayo de 2002, Columbia se hizo con los derechos del personaje.

El éxito que habían tenido con Spiderman les amparaba y por ello contrataron a Shane Salerno para que reescribiese el guion de Goyer, ya que a Sony no le gustaba dicho texto. En abril de 2003, Columbia contrató a MSJ para dirigir y a Cage para protagonizarla. Johnson además reescribió el texto de Salerno para que comenzase el rodaje a finales de año o principios de 2004, pero se retrasó hasta octubre para que Cage rodase El hombre del tiempo entre 2005 y 2006. No estaba claro cuando iba a empezar a rodarse, todo dependía de la disponibilidad de Cage y del guion terminado. En enero de 2005 Bentley lograba el papel del villano Corazón Negro, gracias a que Johnson lo conoció a través de Colin Farrell, quien había trabajado para el director en Daredevil.

Más incorporaciones se iban sumando a la producción de Marvel, entre ellas Mendes como Simpson, y por fin el 14 de febrero de 2005 comenzaba a filmarse Motorista Fantasma en tierras australianas. Para marzo se sumó a Fonda, actor que protagonizó Easy Rider, como el villano Mefisto, y se planeó rodar con público en el estadio de fútbol de Melbourne, pero en su lugar se creó una multitud por ordenador. Para final de año se había completado el rodaje y se preveía estrenar de cara al verano de 2006 y competir contra DC. No obstante, en abril se hubo de rodar tomas adicionales en Vancouver y Marvel trasladó la fecha por orden de Arad de agosto a julio, y luego Sony la fijó, para comodidad de Cage, hasta febrero de 2007.

La caracterización del personaje por parte de Nic Cage se aleja de la imagen convencional que tiene Johnny Blaze como agresivo borracho y fumador y en su lugar el actor pretendió darle mayor profundidad emocional, alguien que ha hecho su trato y que evita afrontarlo. Su trabajo como especialista de riesgo es su vía de escape ante los problemas y su conexión con su difunto padre, quien le enseñó a montar. Cage solía ir en una moto Buell para hacer las acrobacias de Blaze y luego al transformarse en su otro yo usaba una chopper trucada que daba el aspecto de moto infernal cuyas ruedas están hechas de llamas ardientes, al menos en los cómics, ya que aquí solamente estaban prendidas para dar esa sensación.

La gente encargada de supervisar los efectos visuales en Sony tuvo como mayor reto recrear todo lo relativo al fuego que rodea al cráneo del protagonista, que eran llamas pequeñas y azules para expresar otras emociones que no fueran rabia,ira o furia, y por supuesto para dotar de personalidad a la moto,una extensión idéntica a su piloto, sobre todo cuando se le ve saltando de edificio en edificio con su cadena en mano, logrando un estilo que recordaba mucho a Matrix. Además, para la voz del personaje se superpuso sobre la de Cage sonidos de animales gruñendo grabados hacia atrás. La música de la película la compuso Christopher Young (El grito 2, Spiderman 3) en diciembre de 2005.

Como parte de la promoción, se distribuyó un videojuego cuyo argumento fue escrito por el guionista de cómics Garth Ennis, autor que por entonces trabajaba en la cabecera de dicho personaje realizando una mini serie. Ghost Rider es una mezcla descafeinada y lúgubre con un muy triste histrionismo en medio de juegos de palabras en broma y unos diálogos bastante exagerados. Este Motorista Fantasma es una enorme decepción y la película en sí desilusiona a cualquiera que vaya con la expectativa de pasar un buen rato, porque como a un servidor, el chasco aún le dura. Las referencias satánicas y los elementos sentenciosos del personaje de Cage son patéticas, ya que su Johnny Blaze da más risa que miedo.

                                                       

Los efectos especiales,lejos de ser pasables, están torpemente creados y no transmiten vida alguna, lo que la convierten para quien esto escribe en la peor adaptación de cómic de la pasada década, no en vano Cage es el peor actor posible para esta clase de películas, recordando al Sylvester Stallone de la peor época tanto de Rambo (II,III) como de Rocky (IV). En otra ocasión ya comentaremos la secuela de Ghost Rider, Espíritu de venganza, rodada en 2010 y estrenada en 2012, con Cage retomando el rol de Johnny Blaze y también el del Motorista Fantasma, esta vez dirigido por los responsables de Crank: Veneno en la sangre, Mark Neveldine y Brian Taylor, quienes hicieron una peor aunque rentable labor.

Puntuación: 5

                                                       








viernes, 6 de octubre de 2017

La temporada de la bruja: Los viajeros de la noche (1988)

   Matarte será sencillo, pero quizá aterrorizarte será eterno

                                     

Western de terror dirigido por Kathryn Bigelow y escrito entre ella y Eric Red (Cohen y Tate, Cuerpo maldito, Luna maldita, Arresto domiciliario). La historia sigue de cerca a un joven que vive en un pequeño pueblo del medio oeste y que se cruza con una familia de vampiros nómadas americanos. La cinta la protagonizan unos actores por entonces poco conocidos, Adrian Pasdar y Jenny Wright, formando parte de un resurgimiento de un cine de vampiros más serio a finales de los 80. Pese a que su paso por taquilla fue bastante modesto, la opinión general la considera una muy notable contribución al género y por eso durante años se ha ganado el derecho de ser considerada una película de culto.

                                             
Una noche, Caleb Colton (Pasdar), joven residente de un pequeño pueblo, conoce a una atractiva vagabunda llamada Mae (Wright). Antes del amanecer, ella le muerde en el cuello y huye. El sol naciente provoca que la piel de Caleb empiece a humear y a quemarse, mientras que Mae llega con un grupo de vampiros vagabundos que vienen de turismo en una caravana y lo secuestran. El más psicótico de los vampiros, Severen (Bill Paxton), quiere matar a Caleb, pero Mae revela que ella ya le ha convertido. Su carismático líder, Jesse Hooker (Lance Henriksen) acepta a regañadientes permitir que Caleb se quede con ellos una semana para ver si puede aprender a cazar y ganarse la confianza del grupo.

                                               
Caleb se muestra reacio a matar para alimentarse, lo cual le separa de los otros, así que para protegerle, Mae mata por él y luego le deja beber de su muñeca. El grupo de Jesse entra en un bar y mata a los clientes, para luego prender en llamas el local y huir del lugar. Después de que Caleb se ponga en peligro por ayudarles a escapar de su habitación de motel durante una redada policial diurna, Jesse y los otros quedan temporalmente apaciguados, con Caleb preguntando a Jesse que edad tenía al ser transformado y respondiendo este que por entonces el combatía defendiendo a los estados del Sur durante la Guerra de Secesión. El padre de Caleb, Loy (Tim Thomerson) se dispone a buscar al grupo de Jesse.

                                              
Un niño vampiro del grupo, Homer (Joshua John Miller) conoce a la hermana de Caleb, Sarah (Marcie Leeds), a la que quiere convertir en su compañera, pero Caleb se opone. Mientras el grupo discute, el padre de Caleb llega y los retiene a punta de pistola, exigiendo que suelten a Sarah. Jesse lo desafía a que le dispare, pero acaba escupiendo la bala antes de retorcer el arma. En medio de la confusión, Sarah abre una puerta que deja pasar la luz solar, obligando retirarse a los vampiros. Quemado, Caleb escapa junto a su familia, sugiriendo después que intenten darle una transfusión de sangre para tratar de curarle. La transfusión revierte con éxito la transformación de Caleb.

Esa noche, los vampiros buscan tanto a Caleb como a Sarah, pero Mae distrae al primero tratando de convencerlo para que regrese con ella mientras los otros secuestran a su hermana. Caleb lo descubre cuando ve que los neumáticos de su coche han sido pinchados, por lo que les persigue montado a caballo, pero cuando el animal tropieza y lo tira, se tiene que enfrentar a Severen, por lo que Caleb ahora debe montarse en un camión articulado y atropellar a su adversario, que como vampiro sólo ha resultado herido y aparece repentinamente en la cabina del vehículo, consiguiendo destrozar los cables del motor. Caleb hace un efecto tijera con el vehículo y salta antes de que el camión explote, matando a Severen.

                                                           
Buscando venganza, Jesse y su novia Crótalo (Jenette Goldstein) le persiguen, pero se ven obligados a huir en su coche cuando amanece. No queriendo que Sarah se convierta en otro monstruo infantil, Mae irrumpe desde la parte trasera del coche con la niña y su piel comienza a humear mientras va quemándose por el sol, entregándola a los brazos de Caleb, quien la cubre con su chaqueta. Homer trata de seguirlos, pero mientras corre muere debido a la exposición al sol. Jesse y Crótalo, que tampoco son inmunes a la luz, también comienzan a arder, tratando de alcanzar a los hermanos, pero fracasan y mueren mientras su coche explota. Mae se despierta después con sus quemaduras curadas. A ella también le han dado una transfusión y se ha curado del todo, por lo que junto a Caleb se consuelan el uno al otro abrazándose al final de la película.

                                                       
Las películas de vampiros estaban de moda durante el momento en que se produjo Los viajeros de la noche, todo gracias a Noche de miedo y Jóvenes ocultos. De hecho, esta última cinta, protagonizada por Corey Haim, era la más exitosa de la época, enfocada al público adolescente y con una premisa muy original. Bigelow quería hacer un western que se alejase de lo convencional en el género, así que cuando ella y Red lograron apoyo financiero, se dieron cuenta que era insuficiente para redactar un guion conjunto sobre el viejo oeste, por lo que lo mezclaron con otro género popular. El interés de la directora en una interpretación revisionista de dos estilos de cine tradicionales le llevó a ella y Red a combinarlos, pues consideraban que ya estaban listos para madurar.

Así nació el western con vampiros, una combinación de géneros que ya había sido probada antes en la gran pantalla durante los tiempos de los monstruos clásicos por parte de William Beaudine, quien enfrentó al protagonista de la novela de Bram Stoker, Drácula, con Billy el Niño, una rareza de la Universal de los 60 hoy olvidada del todo. Bigelow conoció mientras filmaba Los viajeros de la noche al director James Cameron, con quien luego se casaría y que había dirigido Aliens: El regreso en 1986, película que comparte hasta tres integrantes de su reparto (Paxton, Goldstein y Henriksen) con la que nos ocupa. De hecho, en una escena al principio se ve al fondo un cine donde están anunciando Aliens y Cameron aparece brevemente como el tío que le hace un corte de manga a Severen. La banda sonora de esta película la compuso el grupo alemán de música electrónica Tangerine Dream.

Los viajeros de la noche formó parte de una recuperación a finales de los 80 de representaciones más serias de vampiros para la gran pantalla en oposición a versiones más cómicas, de ahí que gustase mucho su mezcla de western y vampiros, géneros a los que el cine ya no consideraba relevantes y que solían ser una pesadilla para la crítica. Las composiciones de la señora Bigelow están muy estudiadas, pues tenemos la silueta de Caleb cabalgando sobre su corcel directamente hacia la cámara, un detalle que choca con su acercamiento espontáneo y más natural en el aspecto de sus personajes en este relato de vampiros en la carretera. Fue sin duda una impresionante primera incursión de Bigelow hacia las películas de gran presupuesto con estos vampiros palurdos.

Los viajeros de la noche está magníficamente rodada y entremezclar las leyendas de los vampiros, los western y las cintas de motoristas dio como resultado final un producto poético y extravagante, sangriento y emocionante. El añorado Bill Paxton además cumple como no muerto, siendo lo más excepcional entre los secundarios de este giro de tuerca al mito del vampiro que aporta nuevos terrores y demonios más atractivos, una preciosa historia romántica de vampiros adolescentes mucho mejor que lo que vendría después, cortesía de la ganadora del Oscar por En tierra hostil. Toda una variante inteligente del género de terror por excelencia como son los vampiros, una nueva dirección que llevó a Hollywood aire fresco que desde aquí queremos reivindicar para que vuelva a verse en estas criaturas un toque sangriento y maravilloso.

                                                         


Como toda buena película de terror que se precie, Los viajeros de la noche fue hace varios años objetivo de remake por parte de los estudios Rogue y Platinum Dunes, este último propiedad de Michael Bay y de su socio productor Bradley Fuller. El proyecto nunca llegó a realizarse debido a las similitudes conceptuales que guardaba, salvando las distancias, con Crepúsculo, donde también hay una especie de romance (o eso parece, no me hagáis mucho caso) entre personajes humanos y vampiros (que cuesta creerlo pero los describen como tal aunque sin ser criaturas crueles, sino gente de piel muy pálida y excesivamente sentimental).

Puntuación: 7

                                                       





martes, 3 de octubre de 2017

La temporada de la bruja: Abierto hasta el amanecer (1996)

Un mal aterrador ha sido desencadenado y cinco desconocidos son nuestra única esperanza para detenerlo.

                                        
Estamos en octubre, lo que significa que este mes la mayoría de las reseñas serán de cine de terror, así que empezamos con un clásico de Halloween, una combinación con el género de acción dirigida por Robert Rodriguez y escrita por Quentin Tarantino que protagonizan George Clooney, Tarantino, Harvey Keitel y Juliette Lewis. Una producción modesta que tuvo un relativo éxito en taquilla y que desde su estreno se ha convertido en película de culto, concebida por Robert Kurtzman, quien contrató a Tarantino para que escribiese el guion, siendo este su primer encargo remunerado en los 90.

Los hermanos Seth (Clooney) y Richie Gecko (Tarantino) son dos atracadores de bancos fugitivos que están huyendo tanto del FBI como de la policía de Tejas. Retienen y destruyen una licorería, en la que matan al dependiente (John Hawkes) y a un agente local (Michael Parks). Dos de las testigos rehenes en la tienda escapan durante el tiroteo y aún así los Gecko siguen reteniendo a una empleada de un banco en el maletero de su coche, a quien luego Richie viola y asesina. La familia Fuller (Jacob [Keitel], el padre y reverendo que está sufriendo una crisis de fe, su hijo Scott y su hija Kate [Lewis]) están de vacaciones en su caravana y paran en un motel donde rápidamente son secuestrados por los Gecko, quienes obligan a los Fuller a que los infiltren a través de la frontera mexicana.

                                         
Seth y Jacob llegan a una tregua un tanto incómoda: si los Gecko logran cruzar la frontera, Jacob y su familia pasarán la prueba sin sufrimiento. Llegan hasta La Teta Enroscada, un club nocturno en medio de una parte desolada de México, donde los Gecko se reunirán con su contacto, Carlos (Cheech Marin), al amanecer. Los Gecko exigen que los Fuller beban junto a ellos antes de marcharse pese al obvio malestar de Kate. Tan pronto como entran en el club, se forma el caos cuando se revela que tanto los empleados como las strippers son en realidad vampiros. La mayoría de los clientes son repentinamente asesinados y Richie es mordido por la estrella entre las bailarinas, Santanico Pandemonium (Salma Hayek), siendo desangrado hasta morir.

                                                     
Sólo Seth, Jacob, Kate, Scott, un motorista llamado Máquina Sexual (Tom Savini) y Frost [Fred Williamson] (un veterano de la guerra de Vietnam) sobreviven al ataque. Los clientes que han caído, incluyendo a Richie, vuelven a la vida como vampiros, obligando a Seth a matar a su propio hermano. Durante el segundo asalto, uno de los vampiros muerde a Máquina Sexual en el brazo, lo que lleva a que este cambie a un estado de no muerto y muerda a Frost y a Jacob antes de que Frost lance a Máquina Sexual a través de la puerta, permitiendo que un ejercito de vampiros entre transformándose en murciélagos desde el exterior. Seth y los Fuller huyen desesperadamente hasta un almacén trasero en donde fabrican armas anti vampiros a partir de objetos que hay allí.

                                              
El arsenal incluye una taladradora, una ballesta, una escopeta y agua bendita, necesaria para que Jacob recupere su fe y de paso bendiga las armas. Y es que Jacob sabe que muy pronto se convertirá en vampiro, haciendo una promesa a unos reacios Scott y Kate de que le maten cuando cambie. Los cuatro realizan su último asalto sobre los no muertos y Jacob cambia, pero Scott duda si enviar a su padre al más allá, permitiendo que Jacob muerda a su hijo, quien le arroja agua bendita y le dispara, siendo capturado por varios vampiros que comienzan a devorarlo. Suplicando morir, Scott recibe un disparo de Kate, y solo ella y Seth sobreviven rodeados por los vampiros.

Justo cuando ya consideraban el suicidio, unos rayos de luz solar empiezan a brillar por unos agujeros en las paredes que hacen retirarse a los vampiros, lo que significa que el amanecer ha llegado y Carlos aparece abriéndose camino a tiros. A la llamada de Seth, el narco y sus guardaespaldas abren del todo la puerta y dejan que la luz del sol mate a los vampiros del interior. Carlos admite que nunca ha entrado en el club, pero que el lugar le resultaba muy divertido. Kate le pregunta a Seth si puede ir con él hasta El Rey, allí en México, pero rechaza su petición diciendo Seré un cabrón, pero no soy un puto cabrón, por lo que se marchan por caminos separados después de que Seth le dé a Kate algo de dinero.

                                                
Conforme se van, se revela que la estructura de La Teta Enroscada era en realidad la cúspide de un antiguo templo azteca parcialmente enterrado, posiblemente el hogar de los vampiros durante siglos, rodeado de cientos de vehículos que se han ido acumulando según iban cayendo por el barranco.

El sheriff texano es un personaje que ha aparecido en otros títulos del dúo Rodriguez/Tarantino, como por ejemplo Kill Bill, Planet Terror y Death Proof. La pistola de entrepierna de Máquina Sexual apareció en Desperado, mientras que Seth regresa al hotel con bolsas de hamburguesas Big Kahuna, vistas en Pulp Fiction , y Scott lleva una camiseta que homenajea a la película de John Carpenter Asalto a la comisaría del distrito 13. El viaje al infierno descrito en la película parece ser que era similar al problemático rodaje que tuvo, que se suspendió y retomó unas cuantas veces, pero que a la larga resultó en una beneficiosa taquilla frente a una competencia formada por cine más serio o romántico.

                                                
Estamos ante un híbrido entre vampiros e intriga criminal de vieja escuela irregular pero en general delirante y muy entretenido, con un toque de serie B bastante loco. Su director se muestra muy hábil y diestro con el tema, regalando acción extravagante con unos toques pulcros de terror como plato fuerte. La última media hora arroja un ritmo narrativo y visual incesante en el que el grifo de la sangre no cesa de gotear, como si se hubiera desatado. Cada truco está escenificado muy concienzudamente, pero pierde toda lógica cuando la acción se hace dueña de la trama y no da lugar a diálogo posible entre personajes, por lo que hay suficiente sangre para alimentar a los sedientos vampiros.

El frenético cinismo de Rodriguez y Tarantino hace aquí gala entre todo el festín de cine moderno con su actitud desenfadada y pensada para ser un monstruoso disfrute digno de acompañar con palomitas. Diría que esta fue la consagración de Clooney en su carrera como actor, nadie imaginaba que sería en una película de terror, pero así ocurrió. Tampoco hay que olvidar la enorme labor del equipo de maquillaje para crear a todos los chupa sangre o los planos que roban los secundarios como Keitel y Lewis, no tanto Tarantino, que si bien es un portento tras la cámara como guionista delante de ella es un actor mediocre. Y claro está, mención a la música de la película, una banda sonora que no te cansas de oír.

                                                   
A raíz del enorme éxito de la película se distribuyó un videojuego que continuaba las andanzas de Seth Gecko, pero esta vez en una prisión. Y como no podía ser menos, hubo dos secuelas directamente para vídeo en 1999 que en realidad eran precuelas y en las que aparecía Parks retomando su papel de madero. Rodriguez y Tarantino produjeron las dos junto a su socio habitual, Lawrence Bender, quienes contemplaron durante unos años ir a por una cuarta entrega. Scott Spiegel dirigió la segunda, Texas Blood Money, en la que más gente se convertía en vampiro mientras que los atracadores de bancos pasaban a ser cinco, ya directamente en México y acabando otra vez en La Teta Enroscada.

La tercera entrega, La hija del verdugo, de 2001, está ambientada 100 años antes también en México y tiene una vertiente entre terror y western que nos cuenta la historia del nacimiento de la princesa vampiro Santanico Pandemonium. El bandido en cuestión es un tal Johnny Madrid, que ha esquivado la horca y que ha secuestrado a la hija de su ejecutor, la hermosa Esmeralda, con ayuda de la forajida Reece. Luego asaltan una diligencia en la que va como prisionero el escritor estadounidense Ambrose Bierce, junto a unos recién casados. Al buscar refugio en un burdel, Esmeralda revela su naturaleza híbrida al resto en el garito, también infestado de no muertos.

                                                        


Rodadas las dos en Sudáfrica, son ambas producciones muy pobres en todos los aspectos y realizadas para explotar la historia creada por Rodriguez y compañía. Descontento, el cineasta chicano creó en 2014 una serie de televisión inspirada en el filme y que se ha emitido hasta 2016, en un total de tres temporadas, en la cadena propiedad suya, El Rey Network, si bien en el resto del mundo la ha emitido Netflix. Producida y dirigida por él mismo, la serie ha expandido y explorado en profundidad a los personajes y a la trama, enfatizando sobre todo la mitología azteca de la que provienen los vampiros. En ella el sheriff de Tejas ( interpretado por Don Johnson) persigue implacablemente a los infames hermanos.

                                                              
                                                   Puntuaciones:

Abierto hasta el amanecer (película y serie TV): 7

AHEA 2, Texas Blood Money: 4

AHEA 3, La hija del verdugo: 4,5