viernes, 18 de agosto de 2017

Juego de patriotas (1992)


                                Que comience el juego

                                    

Suspense y espionaje en este filme dirigido por Phillip Noyce y basado en la novela de Tom Clancy del mismo título, siendo una secuela de La caza del Octubre Rojo pero con actores diferentes en los papeles principales, pues aquí Harrison Ford interpreta a Jack Ryan y Anne Archer a su esposa Cathy, mientras que James Earl Jones es el único remanente al repetir su rol como el almirante James Greer, ya que el nuevo reparto incluye a Sean Bean, Thora Birch y James Fox. Estrenada hace 25 años, le seguiría dentro de la saga del personaje Peligro inminente, entrega también protagonizada por Ford y Archer.

                               


Jack Ryan es un analista retirado de la CIA que pasa las vacaciones con su familia en Londres, donde son testigos de un ataque terrorista contra Lord William Holmes (Fox), miembro del gabinete británico para Irlanda del Norte. Ryan interviene y resulta herido, pero acaba matando a uno de los asaltantes, Patrick Miller, mientras que el hermano mayor de este, Sean (Bean), observa todo. Los atacantes que quedan huyen mientras Sean es arrestado por la policía. Recuperándose, Ryan es llamado a testificar en un tribunal contra Miller, quien forma parte de una célula durmiente del IRA, siendo luego condenado por sus crímenes. Mientras es trasladado al sudeste de Inglaterra, a una prisión de la isla de Wight, el convoy que escolta a Miller es emboscado por sus camaradas, incluyendo a Kevin O´Donnell, quien ejecuta a los agentes y coordina la fuga.

                                           



Miller y sus compañeros huyen hasta el norte de África para planear otro intento de secuestro de Lord Holmes. Miller también persuade a varios miembros del grupo para que le acompañen hasta EEUU y así matar a Ryan y a su familia. Precisamente Ryan sobrevive a un intento de asesinato orquestado por Annette, lugarteniente de Miller, y un cómplice, fuera de la Academia Naval en Annapolis. Más tarde, Miller y un secuaz atacan a la esposa y a Sally (Birch), la hija de Ryan, en una concurrida autopista, hiriendo a ambas. Enfurecido por el ataque a su familia, Ryan decide volver a trabajar para la CIA tras haber rechazado anteriormente la llamada de su antiguo superior, el vicealmirante James Greer.



Ryan llega a la conclusión de que Miller ha tomado refugio en un campo de entrenamiento en Libia. El servicio aéreo especial británico ataca y mata a todos en el campamento mientras Ryan mira la operación en vivo a través de una transmisión por satélite. Lo que Ryan desconoce es que Miller y sus compañeros ya habían abandonado el campamento y que se dirigían de camino a los EEUU para escenificar su siguiente ataque. Lord Holmes decide visitar a Ryan en su casa para presentar de manera formal su candidatura a la Real Orden Victoriana, proponiendo que sea nombrado caballero británico. Con la ayuda del traicionero ayudante de Lord Holmes, el grupo de Miller da con Holmes en la casa de Ryan en Maryland.

Allí matan a agentes del servicio de seguridad diplomática estadounidense y a policías estatales que vigilaban la residencia, tratando de secuestrar a Lord Holmes, quien es conducido por Ryan junto a su familia a un lugar seguro para intentar atraer a Miller y a sus compañeros lejos de la casa. El FBI se divide para recoger a Holmes y Ryan trama una trampa para dejar a su familia y al Lord cerca de la costa mientras se aleja en una lancha. Miller, O´Donnell y Annette lo siguen en otra embarcación y tras darse cuenta de que Ryan los está alejando de Holmes, los dos últimos tratan de convencerlo para que dé la vuelta. Un Miller furioso mata a ambos y continúa su persecución para pillar a Ryan. Miller alcanza la lancha de Ryan saltando a bordo y atacándole, pero Ryan lo impala con un ancla, logrando matarlo.

Los actores que encarnaron a Jack y Caroline Ryan en La caza del Octubre Rojo, Alec Baldwin y Gates McFadden, no estaban disponibles. De hecho, Baldwin estaba ocupado representando la obra de teatro Un tranvía llamado Deseo en el circuito de Broadway. El rodaje de la parte londinense tuvo lugar en la zona de Aldwych, localizado en la ciudad de Westminster, en la capital inglesa, cerca de una estación de metro. Los numerosos cambios realizados por la película respecto a la novela provocaron que Clancy se distanciara de la producción. Y es que Paramount tuvo que ordenar volver a rodar el final de Juego de patriotas, pues el estudio pidió cambiar detalles del clímax.

La escena de la lancha no convenció en las pruebas de público previas, ya que dejaban un final demasiado ambiguo. Además, Ford golpeó accidentalmente a Bean con un garfio de la embarcación mientras rodaban la toma final, y como resultado, el que fuera Boromir en El Señor de los Anillos se hizo una cicatriz encima de su ojo golpeado. La música fue compuesta por James Horner, quien incorporó referencias a trabajos de Aram Jachaturián y Dmitri Shostakóvich. También se incluyó un tema de Clannad, un grupo musical irlandés, con letra que aludía al conflicto de Irlanda del Norte, así como piezas de Mozart y John Philip Sousa. La composición de Horner está muy asociada a la música celta.

                                                    



No he leído Juego de patriotas de Clancy, y por lo que sé esta película es fiel al libro, pero basándome en lo escrito en mi reseña de La caza del Octubre Rojo, que sí he leído, esperaba que esta fuese un poquito más cerebral y sin ese final a lo Indiana Jones. Es desde luego una historia interesante y una vez más Ford demostró lo convincente y fiable que es actuando. El director, Noyce, le brindó al filme tensión y la floritura, con Ford aportando un imponente sentido de decencia y humanidad al papel del analista de la CIA Jack Ryan, que prácticamente hizo suyo.

Puntuación: 6,5


                                             



No hay comentarios:

Publicar un comentario